Escucha esta nota aquí

Nueva Plaza
AFP
En cuestión de horas, la ciudad renombró la plaza por el de "Las vida de los negros importan".

Un desafío a Trump en las mismas puertas de la Casa Blanca.

La alcaldesa de Washington DC, Muriel Bowser (demócrata), cambió este viernes el nombre de la plaza frente al 1600 de la Avenida Pensilvania, donde se sitúa la Casa Blanca, luego de los incidentes asociados a las protestas por la muerte de George Floyd que han tenido lugar allí.

La célebre Plaza Lafayette, que comunica la mansión ejecutiva del presidente de EE.UU. con la llamada Iglesia de los Presidentes, se llamará a partir de ahora "Black Lives Matter" (Las vidas de las personas negras importan, el lema del movimiento contra la violencia a los afroestadounidenses).

"Como habitantes de Washington, simplemente todos queremos estar aquí en paz para demostrar que en Estados Unidos las personas pueden reunirse pacíficamente, pueden presentar quejas ante su gobierno y exigir un cambio", indicó la alcaldesa.

Desde la pasada semana, la plaza ha sido epicentro de las protestas que han conmocionado el país y también de varios enfrentamientos y agresiones de la policía a los manifestantes que han generado repudio entre sectores progresistas de la sociedad estadounidense.

El lunes, el gobierno fue duramente criticado luego de que dieran la orden de retirar por la fuerza a los manifestantes pacíficos que estaban en la plaza para que Trump pudiera cruzar la calle y tomarse una foto con una biblia frente a la iglesia.

Trump con una biblia en la mano
Getty Images
Trump posó frente a una iglesia dañada poco después de que la policía usara gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes cercanos.

El mandatario, que amenazó con desplegar el Ejército en las calles si no se controlaban las protestas, puso uniformados con armamento militar a custodiar la capital durante la semana, aunque las tropas comenzaron a ser retiradas este viernes.

Según explicó el jefe de gabinete de alcaldesa, John Falcicchio, Bowser "quería dejar en claro" que las calles de la capital pertenecen a sus habitantes y a los manifestantes que protestaban pacíficamente el lunes por la noche.

La decisión, sin embargo, fue cuestionada por el capítulo local de la Red Global Black Lives Matter, que la consideró "una distracción de los cambios reales de política" y una forma "de apaciguar a los liberales blancos mientras ignora nuestras demandas".

Cartel de la plaza
AFP
Los operarios de la ciudad ya instalaron los rótulos que renombran la plaza.

¿Qué más hizo la alcandesa?

Bowser inauguró además una pintada gigante con la frase "Black Lives Matter" en la avenida frente a la Casa Blanca.

La alcaldesa, además, escribió el jueves a Trump para pedirle que "retire todas las fuerzas extraordinarias federales y la presencia militar de Washington DC".

Su carta indica que el toque de queda en Washington se levantó el viernes por la mañana y que la policía de la ciudad es capaz de lidiar con las protestas pacíficas que se anunciaron para los próximos días.

Bowser inauguró además una pintada gigante con la frase "Black Lives Matter" en la avenida frente a la Casa Blanca.
EPA
Bowser inauguró además una pintada gigante con la frase "Black Lives Matter" en la avenida frente a la Casa Blanca.

"El despliegue de personal y equipos federales encargados de hacer cumplir la ley está enardeciendo a los manifestantes y agravando las quejas de aquellos que, en general, protestan pacíficamente por el cambio y las reformas de los sistemas racistas quebrados que están matando a los afroestadounidenses", escribió Bowser.

También criticó a las tropas por no llevar ninguna identificación, lo que, en su criterio, les permitió operar fuera de "cadenas de comandos establecidas".

"Esta multiplicidad de fuerzas puede generar confusión peligrosa, como cuando los helicópteros se usan en una táctica de guerra para asustar y dispersar a los manifestantes pacíficos", escribió Bowser.

"Mi opinión es que las fuerzas del orden deberían estar en su lugar para proteger los derechos de los ciudadanos estadounidenses, no restringirlos", agregó.

militares
Reuters
La presencia de efectivos federales ha sido duramente criticada.

Bowser se ha enfrentado repetidamente esta semana con la Casa Blanca desde que los manifestantes pacíficos fueran expulsados de la plaza para que Trump pudiera visitar la iglesia.

La demócrata también amenazó con emprender acciones legales contra el gobierno federal luego de que funcionarios de Trump plantearan la idea de tomar el control de la fuerza policial de Washington DC.

Según el diario The Washington Post, al menos 16 agencias policiales y militares han enviado personal armado a la capital.

Las tropas del Departamento de Seguridad Nacional, el FBI, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, el Ejército y la Guardia Nacional se encuentran entre los que se han enfrentado a los manifestantes la semana pasada.

Washington DC no es un estado, y el alcalde no tiene el mismo poder que un gobernador estatal que puede decidir cuándo y cómo desplegar las tropas de la Guardia Nacional.

La Guardia Nacional de Washington DC informa directamente al Secretario de Defensa.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kw3FYvWT-Po

https://www.youtube.com/watch?v=QCh6w30ZQiE&t=4s