Escucha esta nota aquí

El presidente de la Asamblea Legislativa de Venezuela y reconocido como mandatario por 60 países, Juan Guaidó, afirmó este martes, en entrevista con ‘Influyentes’ de EL DEBER Radio, que el ‘statu quo’ representa ahora muerte en Venezuela y resaltó la importancia de la consulta popular que convocó para el 12 de diciembre.

Detalló que el proceso rechaza los comicios convocados por Nicolás Maduro para el 6 de diciembre, que pretende “renovar” la Asamblea Nacional. “No vamos a concurrir a esa farsa que pretende Maduro, no aportará una solución al conflicto sino agravará la crisis”, afirmó el político.

El proceso convocado por Guaidó contempla la participación de los venezolanos mayores de 18 años desde cualquier parte del mundo, mediante una plataforma de internet, para que respondan algunas consultas y protesten contra la actual administración.

“El estatus quo en Venezuela representa ahora muerte, por la emergencia sanitaria compleja, la persecución, la migración. Esta situación en Venezuela representa muerte. Nuestra solución pasa por una elección verificable, donde todas las partes participen”, recalcó.

La entrevista:


Sostuvo que existen dos variables para que el ‘chavismo’ permanezca en el poder en Venezuela, el primero es la tutela de la las Fuerzas Armadas (FFAA), a las que calificó como una “corporación al servicio del régimen”, relacionándola al tráfico de drogas y oro; y la segunda es la falta de una alternativa democrática consolidada.

“Queremos ejercer nuestro derecho a la protesta, exigir una solución a la crisis, que pasa por una elección libre. Maduro y su entorno han secuestrado esa oportunidad porque no tiene ninguna base de legitimidad, la opción es seguir exigiendo, movilizándonos”, acotó.

El parlamento venezolano concluye su mandato el 5 de enero de 2021 y se denuncia que las elecciones convocadas para la primera semana de diciembre no cuentan con cinco condiciones: un árbitro confiable, un cronograma bien establecido, observación internacional, que los partidos estén en manos de sus dirigentes y que estén apegadas a la norma.

Esa nación vive un prolongado conflicto que alcanzó su pico más alto con la posesión como “presidente interino” de Guaidó en enero de 2019, quien es reconocido por más de 50 países y organismos internacionales, pero que es rechazado por el Gobierno de Maduro, que ganó unas controvertidas elecciones en 2018 y que podría permanecer en el poder hasta 2025.