Escucha esta nota aquí

Veloz y obediente, ni ladra ni muerde, y en especial, nunca deja sorpresas desagradables en el suelo. El perro-robot AlphaDog es la respuesta a dos de las grandes pasiones de los chinos: las mascotas y la tecnología.

Equipado con detectores, funciona gracias a la inteligencia artificial, lo que le permite "oír" y "ver" su entorno.

Aunque no tiene cabeza ni cola, "es como un perro de verdad", resume Ma Jie, responsable de tecnología de la empresa Weilan, basada en Nankín, capital de la provincia du Jiangsu, al este de China, que ideó el prototipo.

Con una velocidad máxima de 15 kilómetros por hora, AlphaDog reivindica ser el mas veloz del mercado y sus cuatro patas metálicas le itirgan una mayor estabilidad que a un perro, explican sus diseñadores quienes --como demostración-- le propinan un puntapie al robot.

El robot evoluciona libremente en su entorno utilizando internet móvil 5G, con un tiempo de respuesta ultrarápido. "Detecta la fricción y el nivel de inclinación del suelo para ajustar su altura y la velocidad", comenta Ma Jie, mientras que el robot demostrador avanza lenta pero firmemente por una escalera.

Con el tiempo, los creadores del perro-robot se proponen ponerlo al servicio de los ciegos. "Cuando tenga la función de diálogo, podrá comunicarse con los discapacitados y llevarlos al supermercado o a la parada de autobús", añade Ma Jie.

En la versión "empresa", un AlphaDog más grande puede ser utilizado en la inspección de máquinas industriales o bien de tuberías.

La próxima generación también podría ver el robot dotado de una "personalidad" a elección del cliente, ya sea dócil y compañero como un caniche o más bien agresivo como el pitbull.

Comentarios