Escucha esta nota aquí

Un terremoto de magnitud 7,1 sacudió este viernes el sur de California, Estados Unidos, menos de 48 horas después de que otro sismo de menor magnitud golpeara la misma área. No se reportaron fallecidos o heridos graves, pero señalaron que hubo inmuebles colapsados, con grietas y otros incendiados por fugas de gas.

Equipos de emergencia y fuerzas de seguridad fueron desplegados al epicentro de este terremoto, registrado a las 20H19 (23:19 Hora boliviana), según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS).

En esta misma región, en el desierto del Mojave, se registró el jueves por la mañana un sismo de magnitud 6,4, hasta ese momento el más fuerte en dos décadas; sin embargo, el del viernes fue 11 veces más fuerte que el anterior, según el USGS.

No se declararon víctimas fatales; sin embargo, se informó de incendios producto de escapes de gas. Foto: Infobae

Declaratoria de emergencia

El gobernador del estado de California, Gavin Newsom, dijo en un comunicado que solicitó formalmente una declaración de emergencia al presidente Donald Trump para recibir recursos federales "con el fin de brindar un mejor apoya las solicitudes de emergencia y la recuperación de las comunidades afectadas".

Mark Ghilarducci, el director de la Oficina de Servicios de Emergencia del estado, informó de edificios colapsados en la pequeña ciudad de Trona, de unos 2.000 habitantes, y de incendios causados por fugas de gas en la vecina Ridgecrest, de 30.000 y también golpeada por el sismo.

En esta región se reportaron cortes de electricidad, agua y líneas de comunicaciones y los expertos pronostican que en las próximas horas pueden registrarse fuertes réplicas.

"Como cualquier sismo, el de hoy de magnitud 7,1 tiene 1 probabilidad entre 20 de que le siga algo mayor", informó Lucy Jones, sismóloga de la universidad de Caltech.

Desde el jueves de mañana, Ridgecrest ha sentido una veintena sismos de magnitud 4 y más de 1.200 réplicas de distintas magnitudes, algunas incluso de más de 5.

En Ridgecrest, California, prácticamente todas las botellas con vinos y licores se desplomaron al piso, producto del temblor. Foto: AFP

Ninguna búsqueda activa de fallecidos

Los servicios de emergencias ya estaban desplegados en la zona por el fenómeno del jueves.

El equipo de respuesta incluye unas 200 fuerzas de seguridad, así como helicópteros y aviones de carga, dijo el general de la Guardia Nacional de California, David Baldwin.

El portavoz del departamento de bomberos de San Bernardino, Jeremy Kern, dijo a CNN que no había "ninguna búsqueda activa en curso" de víctimas atrapadas, mientras que el jefe de bomberos del condado de Kern, David Witt, dijo que se habían señalado "solo heridas menores como cortadas y moretones".

El fantasma del Big One

"Estaba en el auto con mi madre, y de repente comenzó a temblar. No sentí tanto miedo como el otro cuando estaba dentro" de casa, dijo por su parte Jessica Weston, editora del Ridgecrest Daily Independent, que llegó a escuchar una explosión en un barrio de caravanas.

Jones ha dicho que el terremoto no se produjo a lo largo de la famosa falla de San Andrés, donde los expertos temen un gran terremoto conocido como "The Big One", que podría causar el caos en Los Ángeles y a lo largo de la costa oeste.

Pero estos movimientos telúricos despertaron el fantasma de que un terremoto devastador puede golpear en cualquier momento esta región del país.

En Los Ángeles, la Policía y Bomberos no reportaron daños o heridos. El aeropuerto funciona con normalidad.

Disneyland con precaución

Varias atracciones del parque Disneyland fueron cerradas para inspección, mientras que un partido de básquetbol de la NBA en Las Vegas fue suspendido por el temblor que causó que el marcador y varios parlantes se balancearan en lo alto de la cancha.

Lo que sí no se interrumpió fue el béisbol. El juego de los Dodgers de Los Ángeles continuó sin parar durante el sismo, que era captado por las cámaras en el estadio.

También te puede interesar:

Comentarios