Escucha esta nota aquí

La canciller de Bolivia Karen Longaric envió notas a la Organización las Naciones Unidas (ONU), a la Organización de los Estados Americanos (OEA) y a la Unión Europea (UE) denunciando las acciones tomadas en la actual Asamblea Legislativa de Bolivia. Además, criticó la cooptación de la justicia a favor de la próxima gestión e invitó a representantes de estos organismos a observar el país para prevenir prácticas autoritarias en el próximo Gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS) que se encumbrará el 8 de noviembre.

“Lo que debió ser una transición democrática y pacífica, se ha visto empañada por acciones ilegales y arbitrarias. En los pasados días, durante las últimas sesiones de las cámaras de Senadores y Diputados, la bancada del MAS modificó sus reglamentos, eliminando el requisito de los dos tercios para la aprobación de decisiones fundamentales en la Asamblea Legislativa Plurinacional, al no contar con los dos tercios en la siguiente legislatura”, apunta la carta de la autoridad diplomática.

El Gobierno de Bolivia considera “insólita” la resolución inconstitucional del Senado, que demuestra “un claro intento de debilitar el Estado de derecho y la democracia y que imposibilitará a los legisladores electos de la oposición, ejercer su función de control.

Juicio a Áñez

Por otra parte, las misivas cuentan que el lunes 26 de octubre, una Comisión de la Asamblea Legislativa, recomendó, en su informe final, el inicio de un juicio de responsabilidades contra la Presidenta Jeanine Áñez; y procesos penales contra sus ministros, jefes militares y policiales, por los eventos acaecidos en Sacaba y Senkata en 2019.

“La influencia en el órgano judicial por parte del MAS es evidente. El hecho de que las órdenes de aprehensión contra Evo Morales, y contra el ex ministro Héctor Arce Zaconeta hayan sido levantadas, dentro de los procesos por el fraude electoral en las elecciones del 20 de octubre del pasado año, apenas días después de las recientes elecciones, refleja cuán cooptado y corrompido está el sistema judicial boliviano, y cuán servicial ha sido, y será, con los intereses del poder político”, denuncia la canciller a los organismos internacionales.

Recuerda que la represalia del MAS, alcanza incluso, al excanciller de Costa Rica, Manuel Gonzáles, quien lideró la Misión de Observación Electoral de la OEA en 2019 y al Secretario General de la OEA, Luis Almagro.

También fustiga al Presidente Electo, Luis Arce quien, en lugar de buscar la conciliación que ofreció públicamente, “toma el camino de la revancha política, sugerido por el expresidente Evo Morales, violando el estado de derecho”.

Normas democráticas

Tras esa explicación, la canciller Karen Longaric expresó su preocupación porque dice que, a pocos días de la transmisión del mando presidencial, el MAS muestra signos inequívocos de no estar dispuesto a someterse a las normas democráticas que implican, no sólo la legalidad de origen de un gobierno, sino la legitimidad en el ejercicio del gobierno.

“Por lo anteriormente señalado, agradeceré a usted, considerar enviar a Bolivia, a la brevedad posible, un Representante Especial para observar la situación de la presente transición, con el objeto de prevenir el desarrollo de prácticas autoritarias que aviven una nueva crisis política, social y democrática en Bolivia”, concluye la misiva diplomática.