Escucha esta nota aquí

El Tribunal Supremo Electoral buscará desde los próximos días consolidar “un acuerdo por Bolivia para garantizar la paz social y el respeto a los resultados electorales del 18 de octubre”. Así lo explicó Francisco Vargas, vocal del TSE, en su participación en un conversatorio organizado por el Observatorio Político Nacional de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno.

El vocal del TSE explicó que antes de la llegada de la pandemia al país, el TSE había institucionalizado la mesa multipartidaria para gestionar el proceso electoral con los partidos políticos que han presentado candidatos al proceso electoral. Esta práctica será retomada digitalmente a fin de construir este pacto, que además está siendo gestionado en los tribunales electorales departamentales a través de lo que se denominan “diálogos multisectoriales”, que, por ejemplo, en Cochabamba, ha conseguido garantizar desde la votación hasta la campaña electorales de otros partidos distintos al MAS en Chapare.

Según un estudio hacia líderes de opinión, políticos, analistas, periodistas y académicos realizado por la Friedrich Ebert Stiftung Bolivia, una fundación alemana, la principal preocupación no es la capacidad del TSE para garantizar elecciones libres, sino que los diferentes partidos y organizaciones sociales con capacidad movilizadora acepten y validen los resultados electorales.

La fecha, inamovible

Más allá de las sanciones que plantean la ley 1315 a los que pretendan cambiar el 18 de octubre como la fecha de las elecciones, Vargas explicó que esta es la fecha que permite al TSE cumplir con lo que indica la Resolución Constitucional 001-2020, que amplió el mandato a los órganos Ejecutivo y Legislativo, pero estableció el 31 de diciembre como fecha límite a estas ampliaciones. Vargas argumentó que con esta fecha es posible realizar una eventual segunda vuelta e incluso una repetición de votación en alguna mesa y contar con una presidente electo y posesionado antes del 31 de diciembre.

El vocal además enumeró una serie de medidas para minimizar los riesgos de contagio antes y durante la jornada de votación. Por ejemplo, no habrá grandes reuniones de jurados electorales. La capacitación de jurados y delegados de partidos será virtual y presencial con grupos de máximo 12 personas. El día de la votación, se ampliará la jornada una hora más, de 8:00 a 17:00, para evitar aglomeración de gente. Además, se desdoblará los recintos electorales que tienen muchas mesas de votación, los jurados tendrán entre 18 y 50 años, que es la edad de menor riesgo de muerte por el coronavirus y los que tengan enfermedades de base o impedimentos de salud podrán presentar su excusa documentada por vía digital.

A eso se suma que se tratará de evitar el contacto entre electores y jurados. Los electores no necesitarán entregar su carné de identidad al jurado (bastará enseñarlo), no habrá tampo para las huellas digitales, sino que se pintarán a través de cotonetes; habrá un número de barbijos disponibles para los electores que se presenten sin mascarillas y se sugiere llevar su propio bolígrafo para emitir su voto.

Cambios en el TREP

Uno de los elementos que más dudas ocasionó y llevó a la anulación de las elecciones del 20 de octubre de 2019, investigadas actualmente por la justicia como un fraude electoral, fue la interrupción de la Transmisión Rápida de Resultados Electorales Preliminares. Según explica Vargas, los principales cambios que se tienen previsto para la jornada del 18 de octubre es que los encargados de enviar la información de las actas al TSE serán los notarios electorales. Además, para la votación en el extranjero se ha habilitado la firma electrónica, para garantizar que sean los notarios lo que envíen esta información.

Además, el TREP tendrá su propio canal de transmisión de información, distinto al del cómputo oficial, para evitar que ambos se mezclen, como sucedió en el último octubre, cuando parte del cómputo oficial se concluyó con fotografías de actas del TREP, ante la quema de las originales en los tribunales departamentales de Potosí y Chuquisaca.

Sin cambios
Consultados si el TSE pedirá a los partidos políticos que modifiquen sus programas de Gobierno, para incluir medidas de administración de la pandemia y la recuperación económica, Vargas explicó que hasta al momento no les ha llegado ninguna complementación de programa de parte de ningún partido político y que no se ha analizado esta situación en Sala Plena.