El país tiene cinco pacientes que contrajeron el mal, todos en el departamento de Santa Cruz. Tres tienen alguna patología de base y reciben tratamiento

8 de agosto de 2022, 9:15 AM
8 de agosto de 2022, 9:15 AM

La Dirección Nacional de Epidemiología hace seguimiento a 14 personas por posible contagio con la viruela del mono, según informó en conferencia de prensa el ministro de Salud, Jeyson Auza.  

Oficialmente son cinco los pacientes con la enfermedad, todos de sexo masculino y que corresponden al departamento de Santa Cruz, que reciben tratamiento según los síntomas que presentan.

El caso uno, de 38 años, por contagiado por un contacto con un ciudadano canadiense, dos, de 26 y 43 años, contagiados en Brasil y dos de contacto local, ambos de 27 años. Todos permanecen aislados.

“Nosotros hemos identificado tanto los casos sospechosos como los confirmados, como los contactos en observación en cada uno de los departamentos, sabemos en qué municipio están, a qué centro de salud deben acudir y haremos un seguimiento minucioso”, dijo la autoridad.

Aseguró que preliminarmente se establece que los casos no tienen interrelación y detalló que se descartaron otros contagios en diferentes regiones, dos en Tarija, tres en Oruro, dos en Cochabamba, cuatro en La Paz, tres en Pando y tres en Beni.

“Nosotros desde la dirección nacional de epidemiología, en coordinación con los Sedes, estamos realizando un seguimiento estrecho de cada uno de estos pacientes”, remarcó, a tiempo de indicar que tres de los cinco confirmados presentan enfermedades de base.

Finalmente, respecto a los 14 que están en vigilancia, la autoridad indicó que no pueden estar aislados, porque eso no se recomienda, pero se les realiza un “seguimiento estrecho” para ver si desarrollan síntomas.

La viruela del mono

Se detectó por primera vez en África en 1970. La mayoría de las personas se recuperan completamente sin tratamiento, pero pueden darse casos de enfermedad grave.

Los síntomas más frecuentes son: erupción con ampollas en la cara, manos, pies, cuerpo, ojos, boca o genitales. Fiebre, ganglios linfáticos inflamados (alrededor de cuello), dolor de cabeza; dolores musculares y de espalda, y poca energía.

Al principio, las lesiones son planas, luego se llenan de líquido y, a continuación, se forman costras, se secan y se desprenden, y por debajo se forma una capa de nueva de piel.

Los síntomas suelen durar de dos a tres semanas y, por lo general, desaparecen por sí solos o con ayuda de medicamentos para el dolor o la fiebre.

Las personas son infecciosas o contagian hasta que todas las lesiones se han cubierto de costras, las costras se han caído y se ha formado una nueva capa de piel debajo.

La viruela símica se puede contraer a través del contacto estrecho o directo con alguien que tenga síntomas, ese contacto puede ser: piel con piel, cara a cara, boca a piel o tocar sábanas, toallas, ropa u otros objetos infectados. Asimismo, se puede contagiar a través de gotículas respiratorias. También es posible infectarse al respirar escamas de piel o virus de la ropa, la ropa de cama o las toallas. Esto se denomina transmisión por fómites. El virus también puede transmitirse de la madre al feto o después del nacimiento por contacto piel con piel, o de un progenitor al lactante.