Escucha esta nota aquí

La salida ilegal de Arturo Murillo y Luis Fernando López y alertas migratorias son los dos procesos judiciales que debe enfrentar el ex director de Migración, Marcel Rivas. La acusación formal por este último caso fue presentada por la Fiscalía este miércoles, de acuerdo con un informe del Ministerio Público.


“No fuimos notificados. Nos estamos enterando por los medios de comunicación, como en el primer caso todo fue por los medios. Vamos a ir a un juicio, pero no tienen ninguna prueba en contra de mi cliente”, dijo el abogado defensor de Rivas, Karlo Brito.


En noviembre de 2020, el Ministerio de Gobierno presentó una denuncia contra Rivas por haber emitido 455 alertas migratorias en contra de dirigentes políticos y ex autoridades del MAS, principalmente.


El abogado relató que en el primer proceso, por la salida irregular de los ex ministros, Luis Fernando López y Arturo Murillo, ya tiene acusación formal, aunque -hasta el momento- no se inició el juicio oral y no hubo ninguna audiencia.


De acuerdo con un boletín de la Fiscalía, se presentó la acusación formal en contra de Rivas por los delitos de incumplimiento de deberes, uso indebido de influencias y uso indebido de bienes y servicios públicos, por haber instruido la activación de alertas migratorias denominadas “informativas” sin cumplir el procedimiento.


“El Fiscal anticorrupción del caso ha logrado establecer que existen los elementos suficientes de convicción para sostener, en juicio oral y contradictorio, que la conducta del ex Director de Migración se subsume a los delitos acusados”, dijo el Fiscal departamental de La Paz, William Alave.


Por su parte, el Fiscal Anticorrupción, Gustavo Balderrama Tola, explicó que de acuerdo a los elementos de convicción colectados, Rivas habría ordenado la activación de 455 alertas migratorias de manera directa mediante un instructivo a la Unidad de Control Migratorio y Arraigos; sin embargo, no adjuntó ninguna documentación o antecedentes de respaldo para su registro.


Brito recordó que su cliente está detenido preventivamente desde el 21 de noviembre de 2020 y que la Fiscalía ya no tenía cómo retenerlo y procedió a presentar esta acusación formal sin tener pruebas. Añadió que por esa misma razón no pueden iniciar el primer juicio, pese a que ya se cuenta con la acusación formal.

Comentarios