Escucha esta nota aquí

El MAS no obtuvo la hegemonía regional y algunas acciones del Gobierno pudieron haber influido en los resultados actuales, según dos expertos.

De este modo, uno de los errores para no haber alcanzado ese objetivo, según explicó el sociólogo Franco Gamboa, un especialista en políticas públicas, fue “la excesiva confianza en replicar los resultados de las elecciones nacionales a las regionales” y una estrategia comunicacional que no funcionó.

“Evo Morales es el jefe del partido, fue el jefe de la campaña y sin duda puede estar en el centro del debate político para evaluar los resultados electorales o el futuro del partido, pero no es el principal responsable. En el fondo, los resultados electorales tienen una vinculación directa con los resultados políticos del Gobierno”, señaló.

Gamboa percibe que hubo una intención de la administración de Luis Arce de unión de los planes de recuperación económica, las acciones en favor de la salud y las nuevas perspectivas del Gobierno con las elecciones de marzo y de la segunda vuelta electoral del pasado domingo.

En las elecciones de segunda vuelta el MAS perdió en Tarija, de acuerdo con los resultados finales del cómputo oficial, y no tiene mayores perspectivas en Chuquisaca, Pando y La Paz, donde las fuerzas contrarias al oficialismo tomaron ventaja.

Gamboa apuntó, además, que hubo un desgaste por efecto de una estrategia comunicacional que fue ejecutada por los medios del Estado para vincular “la reestructuración política con la victoria electoral y el control hegemónico de los gobiernos locales y departamentales”. “El Gobierno y el MAS tuvieron una expectativa excesiva al pensar que podrían saltar del éxito de octubre de 2020 a la soñada victoria de las subnacionales que no se dio”, añadió.

Por su lado, el constitucionalista y experto en el análisis político Carlos Börth sostuvo que el Gobierno y, concretamente, el presidente Luis Arce pudo haber afectado las decisiones del electorado en Tarija cuando participó en el cierre de la campaña electoral.

“Hay mucho por coordinar, lo económico, el tema de salud, ya hemos mandado vacuna para el pueblo y los médicos, no para las familias de los ricos, no para la oligarquía tarijeña. Nosotros seguiremos apoyando al pueblo tarijeño en resolver el tema de salud”, fue la declaración de Luis Arce y así despertó la controversia.

Börth también señaló que la “ola de acciones penales que provocó la detención de la expresidenta Jeanine Áñez y de dos de sus exministros” no cayó bien a la población porque estas acciones se produjeron en momentos en los que el país estaba esperando las vacunas y que todo el equipo del gobierno, además de la reactivación económica, se dedique a enfrentar la pandemia de covid-19.

Eva Copa, en una declaración recogida por radio Panamericana, señaló que el Gobierno “demoró en la acciones legales”, puesto que éstas bien pudieron asumirse al inicio del mandato de Luis Arce en noviembre de 2020.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) espera entregar los resultados finales de la segunda vuelta hasta este martes. Cumplido ese plazo comenzará el proceso de transición hasta el 3 de mayo.

 


Comentarios