Escucha esta nota aquí

Eva Copa, expresidenta del Senado, afirmó este miércoles que en Bolivia hubo una “transición constitucional forzosa” en noviembre de 2019, pese a que, desde su partido, el MAS, se insiste en la idea del “golpe de Estado”, al grado de iniciarse un proceso contra los supuestos autores de ese hecho.

La exautoridad del Legislativo, que asumió un rol protagónico durante la época conflictiva en el país tras la renuncia de Evo Morales, admitió que Jeanine Áñez llegó al poder porque el ‘instrumento político’ se quedó sin figuras representativas al interior de la Asamblea.

Desde mi punto de vista ha habido una transición constitucional forzosa, porque no correspondía a la segunda vicepresidencia, sino a la presidencia y primera vicepresidencia, lamentablemente nos hemos quedado con un vacío de poder durante cuatro días porque renunciaron el presidente de la Cámara Alta, de la Cámara Baja, los vicepresidentes y nos quedamos sin personas representativas en ambas cámaras, entonces hubo una transición forzosa”, señaló en entrevista con radio Fides.

Sin embargo, Copa consideró que quizá pudo haber existido un plan para propiciar la renuncia de Morales a la Presidencia, aspecto que hubiera quedado confirmado con el ascenso por decreto que aprobó el anterior Gobierno al interior de las Fuerzas Armadas (FFAA).

“Con el pasar del tiempo, casi tres o cuatro meses, se hizo un ascenso por decreto y eso hace pensar que podía haber una planificación de golpe de Estado, porque nunca hubo ascenso por decreto sino por la Asamblea Legislativa. Fue un Gobierno de transición que se tomó atribuciones que no le correspondían”, dijo.

La exdiputada del MAS, Lidia Patty, presentó una denuncia ante el Ministerio Público por el “golpe de Estado” de la pasada gestión, que involucra a Luis Fernando Camacho, su padre y exjefes policiales y militares. En esa causa deben presentarse a declarar en calidad de “víctimas” Evo y Álvaro García Linera.

Comentarios