Escucha esta nota aquí

El Gobierno asegura que la expresidenta Jeanine Áñez está estable, sin embargo, una fotografía la muestra postrada en cama y su defensa jurídica sostiene que su estado es aún delicado, por lo que se presentó una acción de libertad para que sea atendida en una clínica.

La exjefa de Estado permanece desde el lunes en la cárcel de Obrajes de La Paz, donde debe cumplir una detención preventiva de cuatro meses por el caso de supuesto “golpe de Estado” que promueve el MAS.

Anoche Áñez se descompensó y una doctora tuvo que darle medicación, debido a que presentó un cuadro de presión alta. Su familia exigía que la trasladen de inmediato a un centro médico, pero autoridades penitenciarias no lo consideraron necesario.

Una de sus abogadas, Norka Cuéllar, detalló que Áñez sufre de hipertensión y que está sedada. Ayer por la tarde, su presión subió hasta 190/120, cuando lo normal es 120/80. Por esa razón permanece bajo monitoreo médico.

“Hasta anoche estaba totalmente estable y esta mañana, igualmente está estable, en el transcurso de la noche se hicieron controles y en el último control registra una presión de 140/83, tiene un rango de normalidad y estabilidad en su salud”, dijo esta mañana el director Departamental de Régimen Penitenciario La Paz, Franz Laura.

La defensa presentará una acción de libertad y pide una orden de salida judicial inmediata para que pueda ser valorada en un centro médico, con especialistas.

Comentarios