Escucha esta nota aquí

En mayo, los reportes diarios mostraban un promedio de medio centenar de casos positivos de Covid-19; en junio, con suerte llegaban a los 1.000; pero en julio alcanzaron los 1.600.

Ya el Ministerio de Salud había anunciado el 1 de julio que, a un mes de iniciada la cuarentena dinámica en el país, los municipios con alto riesgo de contagio aumentaron en 36, pasaron de 82 a 118.

En Santa Cruz, la cuarentena ordenada arrancó el 6 de julio, apenas va una semana de iniciada. El transporte intermunicipal e interprovincial retomarán el servicio desde el lunes 13 de julio, mientras que las autoridades evalúan el reinicio de las operaciones en 15 poblaciones más. 

Según el jefe nacional de Epidemiología, Virgilio Prieto, el país está ascendiendo vertiginosamente en el número de casos y, en esta etapa, la mayor responsabilidad recae en la conciencia de la población.

"La cantidad actual no es nada, en este mes vamos a duplicar, y hasta fin de mes llegaremos casi a 100.000 confirmados. Las estadísticas van a ascender porque no estamos haciendo mucho para evitarlas, son las proyecciones que tenemos, eso está basado en la reproducción de casos y en la duplicación cada vez más corta", aseveró.

Prieto reconoció que la situación, los problemas sociales y económicos, evidentemente influyen en la necesidad de flexibilizar las medidas, pero recomendó que se controlen medidas como el uso del barbijo en la reunión de personas, los ingresos a los mercados, etc. 

"No puede ser que los mercados estén sin controles con gente que ni utiliza el barbijo ni sigue con las indicaciones de limpieza ni nada, sabiendo que son fuentes de infección. En vez de estar fumigando las calles, hay que enfocarse en los lugares de alta concentración", insistió.

Sugirió sanciones drásticas para que la población de alguna manera tenga temor, "ya que conscientemente, aunque se mueran no tienen temor; habrá que ver una manera punitiva, o vamos a volver a las cuarentenas rígidas como en Perú, Chile y en muchos países", adujo.

La autoridad epidemiológica reconoció que en las últimas semanas el promedio nacional de casos ha estado por encima de mil, y que incluso antes de la apertura de la cuarentena ya empezó a duplicarse por el comportamiento de la población

"Ahora no solo es Santa Cruz en alto riesgo, también están La Paz, Cochabamba y Oruro; el 11 de julio, La Paz ha reportado muchos casos y eso es justamente porque hay mucho desorden, están haciendo paros, huelgas, bloqueos en contra de la pandemia y han desconocido que existe la enfermedad. Ahora, en sus mismas filas está muriendo la gente, eso es inconsciencia", lamentó.

Para Prieto, el país está entrando en una fase de aceleración, que se ve sobre todo en las principales ciudades, como advirtió desde el inicio, "los grandes conglomerados son los que mayor problema tienen porque la gente vive más hacinada, hay mayor población y por tanto mayor posibilidad de transmisión, por eso el control en estas ciudades debe ser efectivo", argumentó.

Sobre un plan para mitigar el impacto del virus y la capacidad resolutiva del sistema de salud, Prieto dijo que se espera responda en la medida en que se vayan dando de alta los recuperados y se vayan dando los aislamientos. "Todo eso es para evitar el colapso, es fundamental que la población entienda que es ella la que define y la que toma medidas", enfatizó.

Rastrillaje en Santa Cruz

Mientras que en el departamento cruceño, hasta el sábado 11 de julio se anunciaron en total 24.625 casos y en todo el país fueron reportados 47.200 (cifras oficiales con pruebas de laboratorio), los rastrillajes solo en Santa Cruz superaban de lejos la proyección nacional en el pico de la pandemia.

En reporte diario, el director del Instituto Geográfico Militar (IGM), Arturo Echalar, el 11 de julio habló de más de 71.900 casos sospechosos, independientes de los datos del Sedes. Sin embargo, Echalar insistió en la necesidad de resaltar que los rastrillajes son una óptima forma de prevenir los contagios masivos.

"Ninguna ciudad está haciendo lo que se hace en Santa Cruz de la Sierra, que tiene la mayor cantidad de recuperados en el país y es algo que no se resalta mucho. Las brigadas hacen un trabajo de identificación, georeferenciación, seguimiento y asistencia médica", aseguró.

Según él, con esta labor realizada en cada salida por un equipo de 100 personas, por cada sospechoso detectado, se alerta y previene a cuatro posibles contagios.