Escucha esta nota aquí

Pasadas las 14:00 de este sábado, el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, informó que Rocío Silvestre M. C., de 27 años se encuentra "a salvo y con su familia" después de haber sido secuestrada en Brasil el pasado 3 de junio. El grupo de hombres armados llegó hasta el domicilio de la boliviana, en la comunidad Vila Vila, fronteriza con Bolivia, y se la llevó.

La mujer había sido trasladada hasta la comunidad de Las Petas, ubicada en el municipio cruceño de San Matías, donde la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) realizó una serie de operativos en los últimos días y aprehendió a ocho personas, que después fueron liberados por un juez, pese a que en su poder tenían armas de fuego.

Hasta el momento, la Policía no informó sobre los detalles de la liberación de la mujer, pero se espera que en el transcurso de este sábado del Castillo brinde una conferencia de prensa explicando los pormenores del esclarecimiento del caso.

De acuerdo a las investigaciones policiales, el propietario de la estancia El Paraíso, Joao S. M., era el encargado de abastecer de municiones a los secuestradores, que estaban liderados por el brasileño Paul Cesar Guerreiro da Silva, quien sería el autor intelectual.

“Omar escúchame una cosa, tomen con seriedad esto, yo me encuentro en pleno monte con 40 hombres armados, cada uno con tres armas. Devuelvan esas cuestiones, quiero ver a mis hijos”, dice Rocio en un video que grabaron, mientras está rodeada por dos hombres con ametralladoras en mano.

El 7 de junio, los agentes policiales que se dirigieron a la frontera con Brasil e interceptaron un camión marca Mercedes Benz color blanco con placa brasilera con siete personas a bordo, quienes a la presencia policial arrojaron unas bolsas de yute color verde a un lado del camino con varias municiones de grueso calibre.

El director de la Felcc, Ángel Morales, informó que algunos de los arrestados indicaron en entrevista, que los proyectiles estaban siendo transportados a la propiedad de Paul Cesar Guerreiro, para abastecer de municiones a su organización criminal.

Además, Morales dijo que 40 plagiadores fuertemente armados estuvieron de paso en la propiedad Santa Rita, cercana a la frontera donde se arrestó al dueño de la estancia en calidad de investigado.

Con todos los indicios colectados durante los operativos y el secuestro de cuatro escopetas un revolver y municiones de grueso calibre 38 y 7.67, ocho personas fueron aprehendidas. Sin embargo, la defensa de los sospechosos planteó una acción de libertad, donde el juez cuestionado Miguel Borjas Borjas, les otorgó la libertad irrestricta a todos.

Comentarios