En Ameuxsc fueron capacitadas más de 700 jóvenes y madres de familia en gastronomía, belleza integral y artes manuales.

3 de abril de 2024, 15:00 PM
3 de abril de 2024, 15:00 PM

Isabel Soto Parra, nació en Camiri y tiene 61 años. A lo largo de su vida, ha experimentado diversas facetas, desde ser madre y abuela hasta dedicarse al estudio y al deporte.

Junto a su familia, aún muy niña llega a Santa Cruz de la Sierra, una ciudad que la cautivó y donde decidió establecerse. Su educación la llevó al Colegio Villa Fátima, donde se graduó como bachiller en 1983. Realizó cursos técnicos en secretariado ejecutivo.

Multifacética

Nació para la enseñanza, pero no solo dedicó su vida a la educación, también al servicio público y privado. Trabajó en instituciones y continuó su formación en la carrera de Ciencias Políticas y Administración en la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno, hoy está jubilada, pero su pasión por el deporte la llevó a jugar en la selección de fútbol sala de Santa Cruz y en el equipo universitario de baloncesto.

Perseverante

La historia de Isabel Soto no se limita a su vida personal. A los 25 años, cuando se casó, comenzó a organizar el Club de Madres en su barrio. Ya tenía esa misión de capacitar a las mujeres, y después de varios años de trabajo social, un grupo de ellas decidió formalizarse. Así nació su agrupación sin fines de lucro el 15 de noviembre de 1917. Su objetivo: la formación en igualdad de género y la implementación de programas de apoyo a la familia.

Constituidas legalmente

Después de muchos años de esfuerzo, lograron constituirse legalmente y fundaron una institución denomina-da Asociación de Mujeres Emprendedoras Unidas por Santa Cruz, Ameuxsc.

Han capacitado a más de 700 mujeres en diversos talleres, otorgándoles certificados de asistencia y formando un grupo unido, marcando diferencia y empoderando a las jóvenes y madres de familia. La historia de Isabel Soto Parra es un ejemplo de dedicación y compromiso con la comunidad.

A la vez, es parte de Asoremba, una asociación de organizadores de eventos de moda y belleza dirigida por su amigo Víctor Hugo Ribera Arteaga. Juntos, han tocado puertas para llevar los talleres a las vecinas de diferentes distritos municipales y provincias.

¿Qué hace Ameuxsc?

Empecé a organizar el Club de Madres en mi barrio, impartiendo diferentes cursos de capacitación y luego llegamos a los barrios vecinos, por lo que decidimos formar un grupo de mujeres y hacer nuestro directorio para socializar los emprendimientos con diferentes programas de apoyo a la familia.

La Asociación tiene 15 líderes en el directorio, pero las asociadas son más de 700 que hasta la fecha ya fueron capacitadas.

¿Qué cursos realizan?

Tenemos convenios con varias empresas y docentes, así vamos organizando cursos cortos de gastronomía, belleza integral, artesanía, fortalecimiento personal, derechos de la mujer, lucha contra la violencia, cuidados y ahorros con la electricidad domiciliaria, entre otros.

Hemos llegado a capacitar a decenas de grupos en los barrios, y todas las participantes reciben certificados de los diferentes talleres. Estamos formando un grupo unido para replicar la formación a otras más.

¿Están vinculadas a las Sub-Alcaldías?

Algunas veces hemos llegado también a las instituciones para tocar puertas.

La idea es buscar apoyo para seguir realizando nuevos talleres para las vecinas de las ciudadelas y también de las provincias donde ya compartimos varias actividades.

¿Reciben algún apoyo económico?

No recibimos apoyo económico, pero si tenemos convenios institucionales que nos brindan la oportunidad de capacitar a nuestras emprendedoras y darles mayor valor a sus trabajos que realizan con mucho esfuerzo y dedicación.

Cada vez surgen más mujeres con sus propios negocios. Hemos visto un cambio de actitud, desde muy jóvenes quieren aprender un oficio para poder emprender.

¿Hasta dónde piensan llegar con los cursos?

Nuestra visión es convertirnos en una herramienta para potenciar la influencia y visibilidad de la mujer en los principales espacios de decisión de la sociedad, asegurando la presencia equitativa en todas las instituciones.

Además, reiteró, la idea es promover el desarrollo de todas, desde las amas de casa, sus hijas, las emprendedoras y profesionales. Como enseñamos en nuestros talleres, el primer propósito de cada una de las mujeres que logran aprender un oficio digno es entender quiénes somos?, ¿qué hacemos? y ¿por qué estamos aquí?

Capacitación

Capacitación

Capacitación