Escucha esta nota aquí

Real Santa Cruz es el único club cruceño que junto a The Strongest, Always Ready, Aurora, Palmaflor, Independiente, Real Tomayapo, San José, Real Potosí y Nacional Potosí, además de casi todas las asociaciones del país (excepto La Paz) acordaron paralizar el fútbol en el país a partir de este fin de semana.

La medida es en apoyo al comité ejecutivo de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), que debe responder a un Amparo Constitucional interpuesto por Robert Blanco, en tanto, como medida cautelar, no puede realizar ninguna actividad administrativa.

“La federación no puede hacer nada, no hay árbitros, no hay como designarlos, no hay como jugar, creo que no va a haber fútbol este fin de semana. Yo no sé por qué pelean tanto por la silla presidencial de la FBF, no entiendo hasta ahora, tal vez porque soy nuevo”, dijo Carlos Sánchez, presidente de Real Santa Cruz.

Sánchez considera que el fútbol boliviano está a las puertas de una sanción a escala internacional por la Conmebol y la FIFA, en tanto el suspenso continúa porque la audiencia de los miembros del comité ejecutivo de la FBF por el amparo judicial planteado por Robert Blanco, prevista inicialmente para este jueves, fue postergada.

“Que haya una orden de la justicia ordinaria para que tengamos que retroceder a julio del año pasado está fuera de norma. Ojalá que se acaben estos problemas legales que perjudican al  fútbol que tiene su propia justicia deportiva, pero ya estamos recurriendo a la justicia ordinaria”, criticó Sánchez.

“Estamos dando vergüenza, pareciera que no hay seriedad, ojalá que se acaben estos problemas y tengamos fútbol permanente y bien planificado”, agregó.

Por otro lado, no ocultó su satisfacción porque su equipo lleva dos triunfos consecutivos en la División Profesional, pero al mismo tiempo se mostró preocupado porque el plantel de jugadores decidió parar reclamando el pago de sus salarios, lo cual la dirigencia espera solucionar lo antes posible.

Comentarios