Escucha esta nota aquí

En China se abrió una investigación por sospecha de prácticas monopólicas de la parte de Alibaba. El anuncio provocó una caída de las acciones de la empresa en la bolsa de Hong Kong de más del 8%. El imperio de Jack Ma estaba en la mira de las autoridades chinas desde hace tiempo.

La noticia se supo con una simple frase en un cable de la agencia de noticias china Xinhua el jueves 24 de diciembre por la mañana. Desde hace varias semanas, el gigante del comercio electrónico chino ha estado bajo presión de los entes reguladores del mercado en China.

Las autoridades no han proporcionado detalles sobre lo que reprochan a Alibaba, aparte de un "acuerdo de exclusividad" del que no se sabe nada más.  El gigante del comercio por internet ha "prometido cooperar activamente en la investigación con los reguladores".  

Además la suspensión a último minuto del ingreso en bolsa de Ant Group, la mayor empresa de pagos en línea del mundo, a principios de noviembre causó un gran revuelo en China  y filial de Alibaba, y no sólo entre los comerciantes. La decisión producía unos días después del discurso en Shanghái de Jack Ma, en el que el multimillonario criticó la actitud de los reguladores financieros.

La suspensión le ha costado miles de millones a una de las personas más afortunadas de China. Su salida a bolsa se anunciaba como un récord en el mundo, con un botín de 34.400 millones de dólares.

En un comunicado, Ant Group hizo saber que va "a estudiar rápidamente las demandas de las autoridades y cumplirlas estrictamente".

Desde entonces, el fundador de Alibaba,ha desaparecido totalmente de las pantallas, un marcado contraste con su vida en tiempos normales. A los 56 años, Ma se retiró oficialmente de su grupo tras su jubilación el año pasado. Pero conserva una influencia innegable en Alibaba y en Ant Group a través de la cartera de acciones que posee.

Ma, un exprofesor de inglés, acabó encarnando el éxito del capitalismo rojo en todo el mundo, defendiendo la lucha contra el calentamiento global en la cumbre de París en 2015 o intercambiando bromas ligeras con la actriz Nicole Kidman en el Día de los Solteros y las Compras en China.

En una declaración reciente, el Politburó de China expresó la necesidad de reforzar la vigilancia antimonopolio y evitar la "expansión de capital". La apertura de la investigación responde a las preocupaciones de los reguladores por la llegada de grupos tecnológicos al sector financiero, especialmente los préstamos en línea, que esquivan las reglas de la prudencia que los bancos públicos tienen que observar.

La prensa china se ha hecho eco de las preocupaciones sobre los riesgos de turbulencias financieras en lo que respecta a Alibaba y a su gran rival Tencent.

Una reunión de los máximos dirigentes del régimen la semana pasada en torno al presidente Xi Jinping instó a "oponerse firmemente a los monopolios".

Muestra de la preocupación de los poderes públicos con Alibaba es que el grupo recibió la semana pasada una multa de 500.000 yuanes (62.000 euros) por no haber informado de una adquisición.

Comentarios