Escucha esta nota aquí

El gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, selló ayer los convenios que garantizan el desembolso de Bs 22 millones, correspondientes al 15% de la contraparte departamental, para garantizar la quinta fase del programa Mi Agua, que contempla 104 proyectos de agua potable y saneamiento básico en 49 municipios cruceños, algunos de los cuales ya están en proceso de ejecución.

La firma de los acuerdos da un respiro a los gobiernos municipales, que han sido golpeados por la sequía y por los incendios forestales, cuyos efectos se han sentido especialmente en el desabastecimiento de agua.

Dichos proyectos están a cargo del Fondo Nacional de Inversión Productiva Social (FPS), del Ministerio de Medio Ambiente y Agua, que es el ente ejecutor, y demandan una inversión total de Bs 143,3 millones, de los cuales un 80% será cubierto con créditos y donaciones externas, mientras un 15% por la Gobernación y un 5% por los gobiernos municipales beneficiados, informó el asesor general de la Gobernación, José Luis Parada.

Parada explicó que, hasta el año pasado, los gobiernos municipales asumían el 20% de la contraparte nacional, pero ante los aprietos económicos que están atravesando, agudizados ahora con los incendios forestales, el gobernador Costas asumió el compromiso de alivianar la carga de los municipios haciéndose cargo del 15% de los aportes.

Durante el acto de firma de los acuerdos, realizado en el Centro de Educación Ambiental (CEA), Costas destacó que los pilares de su gestión han sido luz, agua y camino, agregando que con pocos recursos se ha logrado ubicar a la región cruceña en los mejores indicadores de agua potable y energía eléctrica, por encima del 94%.

“Esto nos hace bien a todos, pues si bien no vamos a llegar al 100% o no sé si vamos a llegar (antes de culminar su gestión), aquí se ve la voluntad. Ustedes nos dijeron que no había recursos para el 20% de la contraparte e hicimos el esfuerzo para financiar el 15%”, dijo Costas.

Los proyectos

Los proyectos incluyen obras para mejorar el acceso del agua potable y otras de saneamiento básico en áreas urbanas y comunidades. Cada proyecto cuesta entre Bs 1 millón y Bs 3,5 millones, y el tiempo de ejecución varía desde los seis meses hasta más de un año. Incluyen la apertura de pozos y tomas de agua, el mejoramiento de sistemas de agua y alcantarillado.

Con esto se espera que se pueda aliviar los problemas de desabastecimiento de agua, que ya habían sido resueltos prácticamente con la ejecución de trabajos, a través del proyecto Proasu JICA, impulsado por la Gobernación con el apoyo de la cooperación japonesa, pero que reaparecieron con la prolongada sequía y los incendios forestales.

“En doce años pasamos de un 46% a un 95% de cobertura de agua potable en las provincias”, destacó Parada.