Escucha esta nota aquí

Hace menos de una semana, el 30 de septiembre, concluyó el contrato de los médicos incorporados por la pandemia en la capital cruceña. En total, según la Federación de Sindicatos de Ramas Médicas (Fesirmes) son más de 700 que están a la espera de un pronunciamiento de las autoridades del nivel central y de la Alcaldía, pues la Gobernación cruceña solicitó la ampliación hasta el 30 de diciembre, aún por la pandemia.

Dentro de este personal hay varias modalidades: un grupo que es por contratos ministeriales canalizados por la Gobernación cruceña, otros contratos por financiamiento internacional y un tercer grupo, los médicos contratados por la Alcaldía para brigadas médicas casa por casa.

Realidad por hospitales

“Somos un grupo del programa Covid de la Gobernación y el contrato era de tres meses, feneció el 30 de septiembre. Solo nos adeudan septiembre. Algunos médicos ya se replegaron porque no se sabe si los recontratarán. Hay menos médicos para atender pacientes”, dice uno de los profesionales que prefiere no identificarse en la Pampa de la Isla, hospital que por la pandemia la Alcaldía cedió la Gobernación.

En otro hospital, esta vez uno a cargo de la Alcaldía; Tatú hay 14 ya sin contrato, ellos eran brigadistas casa por casa y fueron llevados hace semanas a reforzar la atención.

En los domos del hospital Japonés hay médicos  contratados por el Gobierno nacional por la emergencia que han dejado de atender porque no les pagaron tres meses.

Ríos remarcó que la Gobernación ya solicitó la adenda del convenio intergubernativo para que se amplíe el plazo y se adicione los recursos suficientes para financiar los contratos de médicos.

Hernán Jiménez, del Fesirmes, dijo que más de 400 profesionales esperan que el municipio les prolongue el contrato de trabajo.