Escucha esta nota aquí

El nuevo secretario departamental de salud, Luis Fernando Pacheco, hereda los mismos problemas que su antecesor. Apenas completa su tercer día en el cargo y ya debe afrontar la primera emergencia. 386 trabajadadores de salud que dependen del Ministerio de Salud concluyen sus contratos este 9 de mayo.

De no renovarse los contratos, las terapias intensivas que funcionan en los Domos del hospital Japonés quedarían sin el personal necesario para atender a los pacientes. Sin personal médico disponible, la directora del centro, Neisy Surriabre Miranda, adelanta que no recibirán pacientes a partir del 10 de mayo.

Pacheco hace un llamado a la autoridad nacional, Jeyson Auza, para que prolongue los contratos y permita el trabajo que estos profesionales realizan en las diversas unidades de terapia intensiva y atención Covid-19.

Los contratos corresponden a la Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (AISEM), dependiente del Ministerio de Salud. Son prestaciones de servicio de 3 meses de duración. En su momento, Marcelo Ríos reclamaba la inestabilidad que este tipo de contratos provoca. 

Se suma ahora la falta de pago para los trabajadores de salud, que no han recibido ningún salario desde febrero. Así lo afirma la doctrora Surriabre.

Ambas autoridades lamentan la falta de respuesta por parte del Ministerio en un momento donde "se requieren más camas de terapia", constata Pacheco. La amenaza de una tercera ola de contagios mantiene en alerta a los sanitarios.

Los domos del hospital Japonés albergan 42 camas de terapia intensiva y servicios intermedios. Actualmente, detalla su directora, atienden a 33 pacientes críticos de los cuales 22 requieren respiración mecánica asistida y atención médica permanente.

Con la conclusión de los contratos, los domos pierden a 142 profesionales. Quedarán aquellos que cuentan con ítem o dependen del Gobierno Departamental, una reducción de personal que impedirá mantener los servicios adecuados. 

Se replanteará el trabajo en los domos, reagrupando a los actuales pacientes en un único domo y suspendiendo el servicio en el otro, asegura la directora.

"Pedimos que el Ministerio de Salud responda; solo con promesas no podemos garantizar la salud de los cruceños", afirma Surriabre. 

Desde la Gobernación, Pacheco garantiza la renovación de los 303 contratos que dependen de esta dependencia e insiste en la "necesaria continuidad de los contratos" con el fin de "preservar la vida y la salud de los ciudadanos de este departamento".


Comentarios