Escucha esta nota aquí

Una nueva sindemia se avecina en el departamento, situación que ya se vivió cuando el coronavirus llegó al territorio justo en pleno explosión de casos de dengue. Esta nueva temporada no será diferente. Para ello, y anticipando al nuevo golpe, el Servicio Departamental de Salud (Sedes) en 15 días iniciará un estudio entomológico del mosquito y la larva del vector transmisor (Aedes aegypti).

El estudio se realiza a través de un censo en el que se elige al azar las viviendas para identificar la presencia del mosquito, además de las larvas. Esta investigación define la población de mosquitos y el índice de infestación larvaria, es decir, cuántas larvas se encuentran en cada casa para estimar el grado de riesgo que existe y la vulnerabilidad que tiene la ciudad.

"¿Qué es lo corresponde hacer? Es primero el estudio entomológico para conocer la situación actual del vector, o sea, nuestro enemigo cómo está, si está fuerte o no, si tiene un montón de casas, si la gente le ha preparado una camita, así es, lamentablemente la población es la que inconscientemente les genera un espacio y los incuba, los protege. Vamos a ver la situación de infestación larvaria y entomológico", explicó el director del Sedes, Marcelo Ríos.

El siguiente paso de las acciones que la institución sanitaria desarrollará es la que año a año se viene generando: educación y comunicación con la población.

"No hay medidas preventivas farmacológicas, es simplemente protegerse con educación y comunicación que ya sabemos, que es evitando los criaderos, porque ahora ya no hay horario del mosquito, es todo el día", enfatizó Ríos.

Para este estudio, el Sedes ya ha conversado con el Centro Nacional de Enfermedades Tropicales (Cenetrop) y no se descarta solicitar la ayuda de biólogos, entomólogos, además de las universidades para saber cómo se encuentra la ciudad para hacer controles de foco, seguimiento e investigación.

"No estoy de acuerdo que solo respondamos cuando nos golpeen. Estudiemos al enemigo, quiero conocer su situación, su cambio, sus evoluciones porque este mosquito evoluciona y cada vez es más resistente a los venenos, hay que adelantarse a eso", puntualizó el director del Sedes.

Lo que le genera cierto alivio a Ríos, ante el inevitable golpe sindémico que se viene al departamento en los próximos meses, es la respuesta del sistema de salud para esos momentos, al contar con una mayor cantidad de camas de terapia intensiva cuando el problema se intensifique, salas de dengue con mayor experiencia, además del fortalecimiento del Banco Regional de Sangre, ya que hoy cuenta con tres equipos de plasmaféresis, dos de los cuales fueron adquiridos por la Gobernación de Santa Cruz por la pandemia de coronavirus.

"Los equipos de plasmaféresis no solamente son para sacar plasma, también nos permite hacer plaquetoféresis, es decir, extracción de plaquetas que las vamos a necesitar en el caso de los dengues hemorrágicos. Eso es una fortaleza del sistema", explicó.

Observando al vecino

Brasil se encuentra en una situación complicada y calamitosa con el dengue. Durante estos meses, ha registrado más de un millón de casos confirmados de la enfermedad, por lo que el departamento, al colindar con el vecino país, se encuentra expectante de la evolución de esa y otras enfermedades de transmisión vectorial, como el zika.

"Ellos tienen un problema con el zika en estos momentos y epidemiológicamente estimamos que va a desatarse una calamidad en los próximos meses en Brasil", lamentó Ríos.

La forma en cómo el departamento enfrente al zika dependerá mucho de la atención que se le dé a Brasil estos meses, pues allá se ha realizado un estudio del linaje genético del virus y en el vecino país está rotando el asiático y africano.

"El problema del linaje genético africano del zika es que no solamente el Aedes aegypti lo puede transmitir, sino también el Aedes albopictus, que es un mosquito que también hay en Santa Cruz", explicó el galeno.

Ríos también planea realizar un seguimiento a las familias que fueron afectadas por el zika en el departamento. Son 65 niños que nacieron con microcefalia entre 2014 y 2019, una secuela que se presenta en mujeres que se han enfermado estando en gestación.

"Vamos a hacer un seguimiento poseventos, a las familias, a los niños con microcefalia y, si se puede y tenemos ayuda, vamos a intentar realizar un estudio genético en ellos, para ver si el producto de su microcefalia es zika. Vale la pena, porque puede ser nuestros familiares", dijo Ríos.

Nueva responsable en el programa de dengue

Mariana Palacios Villarroel es la nueva responsable del programa departamental de lucha contra el dengue, zika y chikungunya. La salubrista, con mención en epidemiología, asumió el viernes y reemplaza en el cargo al fallecido Miguel García. Palacios trabaja desde hace seis años en la institución y era responsable del programa de malaria.

"Estoy intentando plantear, en esta nueva forma de manejar las cosas, a una camada joven, dinámica, técnica y capacitada. Hemos ido cambiando de a poco la estructura del Sedes, porque se necesita hacer una renovación completa, pero no es gente de afuera, estamos hablando de personas que ya trabajaban y que han sido el legado del doctor Roberto Tórrez y de otros grandes que se han ido", sostuvo Ríos que le ha encargado a Palacios que su primera tarea será el estudio entomológico.

Datos de las enfermedades

Desde enero y hasta la fecha, en el departamento se han reportado 62.531 casos sospechosos de dengue (29.581 de la capital), de los cuales se han confirmado, a través de las pruebas de laboratorio del Cenetrop, 4.864 positivos y de estos 2.670 pertenecen al municipio de Santa Cruz de la Sierra.

Ochos son los fallecidos confirmados por la enfermedad que se han dado en este tiempo, aunque queda la duda de 32 decesos que serán confirmados por el Comité Científico que analiza si las muertes están relacionadas o no a la enfermedad o a otra patología que haya tenido el paciente.

En cuanto a la chikungunya, el Sedes reporta 259 sospechosos, de los cuales 32 fueron confirmados a través de laboratorio. De estos, 127 eran sospechosos en la capital y 20 dieron positivo a la enfermedad.

Sobre el zika, el departamento ha presentado 60 sospechas y de éstas, siete fueron confirmadas.