Escucha esta nota aquí

El fuego golpea la Chiquitania, región con mayor incidencia de focos de calor del país. Las autoridades que realizaron ayer un sobrevuelo en las regiones de Roboré y San Matías observaron que las principales necesidades de la zona son insumos para las brigadas que combaten los incendios y maquinaria pesada para dar soporte a estas labores.

En este sentido, una máquina oruga y dos carros cisternas tienen como destino la zona de San Matías, de acuerdo al reporte de la secretaria de Medio Ambiente de la Gobernación, Cinthia Asin. Las mismas acciones y estrategias se llevarán adelante en otras zonas afectadas por los incendios forestales.

"Los ministros se han hecho presentes para ver las necesidades de los pobladores de zonas afectadas, desde aquí se envía también cartografía y mapas, al igual que se toman requerimientos, analizamos las situaciones y  así se determinó enviar los equipos", manifestó Asin, a tiempo de indicar que forraje para animales y alimentos también están en la lista de necesidades.

Actualmente se registran 47 incendios forestales activos en 19 municipios y que la labor para apagarlos requiere de varios días. No obstante, por el reporte de bomberos de Postrervalle se conoce que la situación ha mejorado y que el fuego pudo ser controlado en algunos sectores, pero todavía el peligro persiste.

Según la Autoridad de Bosques y Tierras, (ABT), la Chiquitania es la zona más afectada del país por los focos de calor, ya que los municipios concentran la mayor cantidad de incidencias. Entre las regiones más golpeadas están San Matías (4.205 focos de calor), San Ignacio de Velasco (2.183), Concepción (1.480), Urubichá (1.329) y San Rafael (1.321).

Por otra parte, en Roboré los incendios no son de magnitud considerable, se ha visto la gestión de prevención y la atención ha sido pronta y oportuna desde  esta región, según el reporte de Asín, quien expuso que el Comité de Crisis está en constante evaluación de las zonas azotadas por los incendios.

Envío de ayuda y donaciones

Por otro lado, la Gobernación envió cuatro toneladas de alimentos de la canasta básica para las ollas comunes, así como también herramientas para 200 bomberos, que ayudarán al personal que combate el fuego en los municipios de Cabezas y Lagunillas, según Tatiana Áñez, directora del Centro de Operaciones de Emergencia Departamental (COED).

Además, se recibió ayuda de parte de dos organizaciones, WWF y la Fundación Amigos de la Naturaleza, que donaron equipos de protección, mochilas, equipos de comunicación, matafuegos, linternas y otras herramientas que serán necesarias para combatir los incendios forestales en el departamento cruceño.