Escucha esta nota aquí

Tras una nueva tragedia, que se saldó con la muerte por ahogamiento de tres bomberos voluntarios del Grupo Respuesta Inmediata (GRI), en el municipio de Concepción, las voces y las miradas apuntan al Gobierno para reclamarle la declaratoria de desastre nacional en una semana que se inicia con una agenda marcada por el drama y el infortunio de la incesante amenaza del fuego.

Y ya no son solo colectivos ciudadanos o activistas los únicos que argumentan esta solicitud. Desde la Gobernación cruceña, el director del Centro Operaciones Emergencias Departamental (COED), Enrique Bruno, arremetió contra el Gobierno y objetó que las fuerzas del país fueron rebasadas en su capacidad logística y que el ingreso de grupos especializados debe ser inmediato, así como las herramientas para combatir los incendios forestales (ayer había 51 zonas de fuego).

“Estamos rebasados, esto es nacional. Tuvimos una decisión oportuna cuando declaramos desastre departamental conociendo la magnitud y apoyo que se requiere (vale recordar que esta declaratoria se dio cuando ya se habían quemado 400.000 hectáreas).

El Gobierno debe entender esta figura y no podemos actuar con una defensa civil disminuida. Se hizo contactos internacionales, pero es el Estado el que debe canalizar la ayuda”, espetó Bruno.

Sin embargo, la agenda estatal tiene la mira en el futuro y está marcada por una reunión que se realizará hoy en la mañana en el aeropuerto Viru Viru, entre autoridades de Gobierno, con presencia del presidente Evo Morales, y dirigentes de diferentes sectores sociales y organismos privados, donde se escucharán propuestas y medidas a tomar una vez concluyan los incendios.

El secretario ejecutivo de la Federación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Santa Cruz, Adolfo León, aseguró que se prepara una propuesta de reforestación donde se contemplen viveros municipales.

Lo propio harán los dirigentes de la Federación de Ganaderos de Santa Cruz (Fegasacruz) y otros actores invitados.

Pero no todos fueron llamados a esta charla. El presidente de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob), Tomás Candia, señaló que no fueron invitados.

La Cidob alista una marcha que parte hoy desde San Ignacio de Velasco hacia Santa Cruz, a la que se sumarán dirigentes de comunidades centrales, cabildos, áreas protegidas y otros.

 “El Gobierno no nos invitó, pero si es que existe voluntad política los esperamos en la marcha”, sostuvo Candia, a tiempo de exponer que también están a favor de la declaratoria de desastre nacional y que esperan que se haga efectiva.

“Este no será el único año en que se den incendios, en los próximos años puede haber acontecimientos menores o peores.

Hay planes de conformar un centro de riesgos donde participen distintos países y así identificar mecanismos de prevención”, declaró el canciller Diego Pary a la televisión estatal, pero descartó, una vez más, la declaratoria de desastre nacional señalando que hay una normativa que canaliza el ingreso de ayuda.

Según Pary, 15 países han enviado ayuda a Bolivia.

Comentarios