Escucha esta nota aquí

La primera jornada del paro fue contundente en el departamento de Santa Cruz. En las provincias se procedió al bloqueo de caminos. Mientras en que, en la capital oriental, se registraron grescas en El Plan 3.000.

Con avenidas prácticamente vacías, salvo uno que otro vehículo, así amaneció el departamento. En ciudades como Warnes y Montero se bloquearon los ingresos, y se armaron pequeños puntos de bloqueos en estos distritos. Un panorama similar se vivió en la zona de la Chiquitanía, en donde se acató la medida convocada por el Comité Cívico.

El llamado ‘Gobierno moral de los cruceño’, convocó un paro indefinido exigiendo que se realice una segunda vuelta electoral. La paralización del conteo rápido, por 23 horas, sembró la idea de un supuesto fraude electoral.

Estas dudas crecieron más al reanudarse el conteo, y dieran a Morales la suficiente ventaja para evitar un segundo sufragio electoral contra Mesa. Esto generó una oleada de protestas a escala nacional. Bajo este escenario, el Comité Cívico Pro Santa Cruz, convocó a un paro indefinido, medida que fue replicada en todo el país.

Ya en el ámbito local, el paro fue contundente. Sin embargo, se registraron actos violencia, en especial en la zona del Plan 3.000. En este populoso distrito se enfrentaron gente que apoyaba la medida de protesta y otros, en especial simpatizante del MAS, que no.

La refriega duró cinco horas, se registraron tres heridos un adulto mayor, un adolescente y una beba de 2 años, que están fuera de peligro.    

Otro acto gravedad fue el incendio de las instalaciones del Tribunal Electoral Departamental (TED), que ocurrió la madrugada del miércoles. La infraestructura quedó prácticamente en cenizas. Hubo 31 detenidos, pero se liberaron a 17 que eran menores de edad. Los otros catorce se derivaron la Ministerio Público.

Para mañana el paro continuará. Solo será levantado cuando se anuncie una segunda vuelta electoral, aseguraron los dirigentes.