Escucha esta nota aquí

Se descubre que hay dos nuevos espacios donde puede estar presente el coronavirus y ser focos de contagios, debido a que están situados en lugares cerrados y de uso masivo. Se trata de los cajeros automáticos de los bancos y de los aires acondicionados en oficinas, por lo que se debe tener mucho cuidado al utilizarlos y seguir los protocolos de bioseguridad que ya se conocen.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recuerda que el coronavirus se propaga por medio de gotículas que emite una persona infectada cuando estornuda, tose, habla o bosteza, las que pueden caer en diversos tipos de superficies hasta llegar al suelo. 

Si una persona toca con sus manos una de esas gotículas y luego se las lleva a la cara, a la boca, a la nariz o los ojos, está camino al contagio. O si agarra otros objetos, también se puede infectar.

Los cajeros automáticos de los bancos son utilizados con mucha frecuencia en la cuarentena por el coronavirus, pueden albergar el virus por lo que se debe tener precaución al utilizarlos.

Estos lugares son cerrados y de uso masivo. En su puerta, paredes, lector de tarjeta, teclado y pantalla puede permanecer el Covid-19, pues se trata de superficies de vidrio y metal donde se queda el virus, explicó el médico infectólogo Luis Ramiro Justiniano. 

La OMS ha ratificado recientemente que no hay evidencia científica de que los billetes pueden transmitir el coronavirus. Sin embargo, recomienda que una vez que se los toque o agarre se deben lavar las manos con agua y jabón, o utilizar alcohol en gel, para despejar cualquier duda de contaminación.

El sitio financiero estadounidense LendEDU realizó una investigación en Nueva York sobre la presencia de virus en los cajeros automáticos y descubrió que están contaminados, sobre todo, los lectores de tarjetas y el teclado. Por ello recomienda tener cuidado al usarlo y seguir las normas de bioseguridad.

¿Qué hacer?

Si va utilizar un cajero automático bancario, debe llevar puesto su barbijo y tenga a mano un frasquito de alcohol en gel. Si hay personas haciendo fila, mantenga el distanciamiento social. Cuando le toque entrar, trate de no palpar o tocar la puerta, ni el pasamanos del sitio o las paredes.

Una vez adentro realice la transacción lo más rápido posible. Luego deje el sitio, póngase alcohol en gel en las manos y no toque ninguna superficie. Cuando llegue a su casa, lávese las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos, para eliminar la posible presencia de virus.

Las entidades bancarias y financieras que tiene cajeros automáticos deben desinfectar dichos sitios por lo menos dos veces al día, temprano en la mañana y en la tarde, para eliminar a los virus. También deben dejar abierta la puerta por una hora para que se ventile.



Aires acondicionados

A pesar de que estamos en invierno, en muchos lugares de alta concentración de personas, en oficinas públicas y privadas, se encienden los aires acondicionados para que ventile el sitio. 

Hace poco tiempo se ha evidenciado que el coronavirus puede ser impulsado por el viento que genera estos aparatos, por lo que puede ser considerado como otro aspecto que puede propagarlo.

Aunque normalmente están colocados en lugares altos de las oficinas o espacios de concentración de gente, remueve el aire, lo refresca y lo empuja por todas partes. En ese impulso pueden ir las gotículas con el virus, si es que a ese lugar ingresó una persona infectada que habló, estornudó o tosió, explica el infectólogo Justiniano.

Por ello es que igualmente los aires acondicionados deben ser desinfectados. Se los debe limpiar diariamente con productos especiales para destruir gérmenes. 

Así también las instituciones y empresas deben cuidar el ingreso a sus sitios, midiendo la temperatura de las personas y exigiéndoles el uso de barbijo. Si tienen más de 37, 5 grados de temperaturas y si no lleva mascarilla, no debería entrar al lugar.



Toda persona que ingresa a un lugar cerrado de masiva concurrencia tiene que seguir las normas de bioseguridad, de llevar barbijo y ponerse alcohol en gel a las manos, respetar el distanciamiento social, evitar los contactos en los saludos y tratar de estar lo menos posible ahí y salirse.