Escucha esta nota aquí

Es una de las frutas más deliciosas que la naturaleza brinda. El guineo o banana se puede consumir de diferentes maneras, desde comerlo directamente, en ensalada, en jugo con leche o agua, en tortas, en helados, en otros postres y hasta su cáscara es de utilidad. 

Es saludable y contiene muchos nutrientes. El guineo es rico en vitaminas B, C, D, E y K, además de poseer varios minerales, destacando el potasio y magnesio, que ayuda a controlar la presión arterial, el sistema digestivo, fortalece los huesos y en general aporta a las defensas al sistema inmunológico.

Pero el guineo tiene otra cualidad y está en su cáscara, que al ser utilizada en forma de té brinda beneficios a la salud. Esta bebida caliente no solo ayuda a combatir el frío, sino que principalmente al tener serotonina y melatonina, conocidas como las hormonas del sueño, mejora el descanso, pues relaja los músculos del cuerpo. También ayuda a prevenir los accidentes cerebrovasculares.

Cómo se prepara este té?

Lavar bien tres o cuatros guineos medianos. Sacarle ambas puntas y luego cortarlo en pedazos pequeños. Poner a hervir una olla mediana con agua hasta la mitad, durante 10 minutos.

Luego colocar en la olla todos los trozos de guineo con su cáscara, agregarle unas ramitas de canela. Colar y servir en una taza. Si se desea se le puede poner un chorrito de miel, y para darle más potencia nutritiva se le añade el jugo de un limón. Así se consigue una bebida bien saludable y rica, adecuada para calentar el cuerpo en días fríos, explica el portal jardin.com.

Y no deseche la piel del guineo fresco. Después de que se coma la fruta, junte varias cáscaras, póngalas a hervir en una olla grande con agua. Después 30 a 40 minutos, dejar enfriar, colar y podrá rociar sus plantas, que recibirán también todos los nutrientes de esta fruta.