Escucha esta nota aquí

Las hierbas aromáticas le dan un toque especial a las comidas. Algunas son muy fáciles de cultivar y puedes hacerlo en agua desde casa, con un recipiente oscuro, donde puedan mantenerse verticales y cambiar el agua cuando las raíces comiencen a crecer. 

Albahaca: Agua limpia, mucha luz y el ambiente cálido de tu cocina es todo lo que necesita la albahaca. Si dejas que florezca, la planta morirá después: evita que esto pase retirando los capullos. 

Menta: Basta con sumergir algunas ramitas para que estas echen raíces y tengas así tu propia planta. Es siempre útil en la cocina y la estrella absoluta de los remedios medicinales caseros. 

Tomillo: En este caso debes cultivar los esquejes tan rápido como los tengas, pues su delgadez hace que se sequen con mucha facilidad.

Extra tip

  • Procura evitar el agua del grifo. Si no tienes acceso a otra, déjala airear durante toda una noche para eliminar el cloro.
  • Elige preferiblemente por tarros tintados de colores oscuros: las raíces están más acostumbradas a la oscuridad.

Comentarios