Escucha esta nota aquí

El Gobierno emitió el Decreto Supremo 4270 que instruye al Tesoro General de la Nación (TGN) la transferencia de Bs 2.084 millones al Banco de Desarrollo Productivo (BDP). El primer desembolso alcanza los Bs 265,4 millones. El destino de los recursos son los planes de alivio a la micro y pequeña empresa, así como los créditos empresariales para salarios.

Sin embargo, los montos designados cambian con respecto al Decreto Supremo 4216, emitido el 14 de abril. Así, en el Artículo 2 de la norma aprobada el lunes, sólo autorizan al BDP que dé a las microfinancieras Bs 500 millones, cuando se habían comprometido Bs 1.500 millones. Y para el Plan de Alivio al Empleo, otorgan Bs 900 millones cuando eran Bs 2.000 millones.

La norma, firmada el 15 de junio por el gabinete ministerial, contempla  que el plazo del fideicomiso será de 23 años, computables a partir de la suscripción del Contrato de Constitución del Fideicomiso. 

El destino de los recursos

Los recursos del fideicomiso serán para otorgar créditos para el financiamiento de iniciativas productivas enmarcadas en los sectores y complejos priorizados a una tasa de interés del 6% anual.

Asimismo, para los créditos a micro y pequeños productores de alimentos declarados en situación de desastreLos préstamos del fideicomiso se regirán por la Ley de Servicios Financieros y de manera específica por lo previsto en el Decreto Supremo 427'0.

El capital de los créditos deberá ser pagado en su totalidad por los prestatarios finales, en las condiciones establecidas en los contratos de crédito respectivo; capital que en ningún momento podrá ser condonado. El Programa Especial de Apoyo a la Micro, Pequeña y Mediana Empresa contempla un monto máximo de Bs 500 millones.

En tanto que para la ejecución del Plan de Emergencia de Apoyo al Empleo y Estabilidad los recursos del Fideicomiso ascienden a un monto máximo de hasta Bs 900 millones, destinados a la colocación de créditos a empresas legalmente constituidas cuyos trabajadores estén registrados en el Sistema Integral de Pensiones.

El sábado, el secretario ejecutivo de Asoban, Nelson Villalobos, reveló que las entidades financieras ya han desembolsado Bs 900 millones para que las empresas cumplan con el pago de salarios a sus trabajadores.

Mypes, en emergencia

La cuarentena decretada por la presencia del Covid-19 en Bolivia se cumple desde el 23 de marzo, razón por la que el sector de la micro, pequeña y mediana empresa (mypes) se declaró en emergencia  exigiendo la activación del plan de apoyo lanzado por el Gobierno en abril. En la víspera, la Asociación de Entidades Especializadas en Microfinanzas (Asofin), reveló que el BDP, entidad responsable de canalizar estos préstamos, no contaba con los recursos para activar este fondo.

El 15 de abril, la presidente de Bolivia, Jeanine Áñez, anunció la creación de un fondo de Bs 1.500 millones para reactivar a más de 700.000 microempresas. Unos días después el Gobierno elaboró una reglamentación que designaba al Banco de Desarrollo Productivo (BDP) como administrador de los recursos.

Así, luego de dos meses de lanzado el decreto mencionado, el Gobierno acaba de aprobar el fideicomiso para desembolsar a los bancos pyme que deben colocar los créditos en el sector productivo.

Guillermo Sánchez, gerente técnico de Asofin, recordó que la anterior semana los ejecutivos de las microfinancieras se reunieron con el nuevo gerente general del BDP, quien les explicó que no contaban con los recursos.

Lo preocupante, según Sánchez, es que varias microempresas necesitan financiamiento y se ven obligadas a recortar su personal. Algunas se están adaptando, pero necesitan financiamiento y nosotros en este momento no tenemos esos recursos”, señaló.

Nuevo producto crediticio

En días pasados, el BDP anunció la creación de un nuevo producto financiero denominado CREES, un crédito de reactivación por la emergencia sanitaria

Se lo dará hasta cinco años plazo y con un periodo de gracia de hasta un año. El monto máximo para otorgar será de hasta Bs 350.000.

Felix Huaycho, presidente de la Federación Departamental de la Micro y Pequeña Empresa, sostuvo que incluso han enviado cartas al Gobierno para que se puedan agilizar los recursos.

Pero para él todo lo prometido quedó en discurso y no en hechos concretos.

El dirigente del sector, Néstor Conde, explicó que varios microempresarios acudieron a las financieras con la esperanza de adquirir el crédito, pero hasta el momento la línea no fue habilitada.

La situación de las mypes es preocupante. El gremio que acoge a pequeños talleres textiles, carpinterías, y diversos negocios, emplea hasta cinco personas tienen serios problemas de liquidez.

Tras la declaratoria de emergencia todos estos negocios cerraron.  De acuerdo con datos de la Confederación de la Micro Pequeña y Mediana Empresa, hasta la fecha más de dos millones de personas no retornaron a sus trabajos.

Incluso unas 150.000 unidades productivas que se declararon en quiebra, y otras 450.000 están en riesgo por falta de capital.

El programa establece que los microempresarios recibirán un monto máximo de Bs 115.000, con una tasa regulada del 6%. Además, se fijó un plazo de cinco años y un periodo de gracia de entre seis meses a un año.

Mesas de trabajo

Conde informó que para este jueves el sector tendrá una reunión con el Gobierno; donde se debatirá cómo activar esta línea de crédito, el diferimiento de los préstamos y otros problemas que aquejan al sector.