Escucha esta nota aquí

La Comisión de Planificación, Política Económica y Finanzas de la Cámara de Diputados considera que el Fondo Monetario Internacional (FMI) busca flexibilizar el tipo de cambio en Bolivia en el crédito otorgado por $us 327 millones. Sin embargo, el Gobierno asegura que el tema es una sugerencia, niega que haya condicionamientos y observa un afán político del Movimiento Al Socialismo (MAS).
 
Otilia Choque (MAS), presidenta de la mencionada comisión, dijo que estaba sorprendida porque el FMI condiciona al indicar que cuando acabe la crisis sanitaria se debe flexibilizar el tipo de cambio; es decir, que suba el dólar con respecto al boliviano. 

De acuerdo al documento al que tuvo acceso EL DEBER, las autoridades bolivianas resaltaron su compromiso de mantener la estabilidad del sistema financiero y el tipo de cambio durante la crisis, pero el FMI considera que una transición gradual hacia una mayor flexibilidad del tipo de cambio a mediano plazo contribuiría a relajar las restricciones fiscales y aliviaría la presión sobre las reservas internacionales.

Al respecto, la diputada advierte que puede haber un efecto al flexibilizar el tipo de cambio porque en Bolivia se reciben en dólares los ingresos por la exportación de hidrocarburos y algunas regalías mineras.

Sin embargo, el presidente del Banco Central de Bolivia, Guillermo Aponte, señaló que se no habrá modificación del tipo de cambio frente al dólar. "En base al crédito otorgado con el FMI, una vez sea aprobado se registrará y no hay ninguna condición al respecto de acuerdo a los documentos que tenemos".

El Legislativo insiste en que precisan un contrato de crédito del FMI para tratar el proyecto de ley y que se pueden adquirir créditos más blandos. Por ejemplo, Choque recordó que aprobaron un crédito de Italia por $us 21,5 millones a 40 años plazo con 31 años de gracia. Asimismo, un préstamo de la CAF-Banco de las Américas por $us 50 millones a 12 años de plazo con dos años de gracia.

Acceso a recursos sin exigencias

El Gobierno asegura que no hay condicionamientos en el crédito del FMI y revisando la documentación oficial del organismo en su página web (https://www.imf.org/ se confirma que la aprobación de la operación no contempla requisitos para la otorgación de los recursos.

El documento oficial señala: "En opinión del personal técnico del FMI, la deuda de
Bolivia es sostenible a mediano plazo
(si bien está sujeta a riesgos). Además, aunque las perspectivas son altamente inciertas, Bolivia mantiene una capacidad adecuada de repago al FMI".

Por lo tanto, el personal técnico recomienda que el directorio del organismo que apruebe la solicitud de
asistencia financiera a favor de Bolivia.

Consultado sobre las características del préstamo, el viceministro Schlinck dijo que el informe técnico muestra que es una operación a cinco años con tres años y medio de gracia y luego del cuarto año se paga un 1%, y que ninguno de los créditos que pagó el MAS tuvieron esa tasa de interés.

Recordó que en el anterior Gobierno se aprobaron 230 créditos por $us 17.000 millones. Sobre el crédito de Italia, el vieministro indicó que estaba 'dormido' hace cinco años y que ellos lo gestionaron. Schlinck cuestionó que s la única ley que sacaron y tienen cinco leyes de propuesta de crédito, pero frenan el del FMI porque saben que está la plata y por ello, el MAS boicotea y rechaza.

"En la Comisión de Planificación, quieren que nos quedemos sin oxígeno y sin plata, cuando el ratio de endeudamiento es del 27% del Producto Interno Bruto (PIB). Y el FMI exige que no se pase del 40%", explicó.

Acerca de los documentos de respaldo en los que insiste el MAS, el viceministro asegura que no se necesita contrato ni decreto para el crédito,  y basta con una carta de intenciones debido a que Bolivia es accionista del organismo multilateral.

El crédito no tiene condiciones de por medio-recalca la autoridad y agrega: "no debemos contratar funcionarios americanos, es de libre disponibilidad y es para atender la emergencia sanitaria que provoca el Covid-19 en Bolivia", precisa Schlinck.  (17 JUN 2020)