Escucha esta nota aquí

En las ruletas internacionales de las proyecciones sobre el desempeño de las economías del mundo. Los organismos extranjeros anticipan que el Producto Interno Bruto (PIB) de Bolivia durante este año tendrá un crecimiento destacable en la región.

Sin embargo, dicho optimismo contrasta con la lectura de los economistas nacionales consultados, que consideran que esa mejora que se observa no se apoya en estadísticas robustas, debido a que el efecto negativo de la pandemia en el aparato productivo del mundo no se supera, por lo que los números proyectados siguen siendo inciertos o son el resultado de un rebote que tiende hacia el alza, como respuesta automática a la fuerte caída del PIB que se generó el año pasado.

El Banco Mundial (BM) prevé un mayor índice de crecimiento para Bolivia en 2021, estimando que el PIB boliviano aumentará un 4,7%. La cifra supera las expectativas del Programa Fiscal Financiero del Ejecutivo, suscrito recientemente, donde señala un 4,4% de crecimiento.

En las proyecciones del BM se contempla un periodo recesivo para la economía boliviana en los próximos años. Así, para 2022 estima el PIB en el 3,5%, mientras que, en 2023, señala que será del 3%.

A su vez, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) pronosticó que Bolivia registrará un crecimiento económico del 5,1% en 2021, luego de una contracción prevista, según el Gobierno, de un 8% para el cierre de 2020.

La secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, presentó un balance preliminar de las economías de América Latina y el Caribe 2020, en donde se establece que decrecieron un 7,7%; sin embargo la entidad establece que la misma tendrá una tasa de crecimiento positiva del 3,7% en 2021, aunque no alcanzará los niveles de actividad económica que se observaba en el período antes de la pandemia (en 2019).

Mientras que, el Fondo Monetario Internacional (FMI), en su último informe, considera que la economía nacional en 2021, tendrá un crecimiento de un 5,6% del PIB. Con relación a 2020, el organismo sostuvo que la economía se contrajo en un -7,9% en su PIB.

Números inciertos

Tanto Germán Molina como Jaime Dunn, analistas económicos, sostienen que las cifras indicadas por los organismos internacionales se dan en un escenario de incertidumbre debido a que el aparato productivo del mundo no se reactivó en su plenitud por causa de la pandemia.

Molina hizo notar que las muestras con las que trabajan las entidades extranjeras no son sostenibles y que las mismas tendrán que modificarlas acorde con la realidad económica.

Dunn sostuvo que si bien es bueno que se den datos de crecimiento, los mismo son de manera general y que lo que se debe tomar en cuenta es la particularidad de la economía boliviana. Recordó que la proyección del Gobierno, de un 4,8% en su proyección de crecimiento, bajó a un 4,4%, algo que a su criterio demuestra que la previsión del Ejecutivo en la reactivación de la economía no se está cumpliendo de la mejor manera.

Sobre el tema, el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro, durante la firma del Programa Fiscal-Financiero 2021 sostuvo que se proyecta un crecimiento del PIB de alrededor del 4,4%, una inflación de fin de período en torno al 2,6%, un déficit fiscal de aproximadamente 9,7% del PIB.

Para el economista Gonzalo Chávez, en la recuperación económica del país uno se debe preguntar si es posible o deseable reconstruir la misma edificación.

Es decir, seguimos apostando a levantar el modelo económico extractivista o, más bien, es mejor aprovechar la crisis para remodelar y construir otro edificio donde quepa más gente, tenga mejores espacios para la salud y educación, sea una construcción amigable con el medioambiente, con avances tecnológicos, pero, sobre todo, tenga unos cimientos económicos más diversificados y se base en una sociedad más equitativa, solidaria y justa.


Comentarios