Escucha esta nota aquí

Al grito de “que renuncie” y con la arenga de “ahora sí, guerra civil”, los grupos radicales de El Alto llegaron hasta 'La Ceja' de esta ciudad intentando provocar zozobra entre los transeúntes y comerciantes.


Unos 300 muchachos principalmente llegaron al trote hasta inmediaciones del peaje de la autopista esgrimiendo palos como si fueran armas y lanzaron las consignas contra el Gobierno. Quienes los dirigen son personas ya maduras y fueron los que les ordenaron hacer ejercicios como demostración. Los transeúntes dijeron que esta turba es gente del hampa que ve una oportunidad de saquear y por eso se suma a este tipo de movilizaciones.


Mientras, otro grupo de vecinos del distrito 8 en la zona oeste de El Alto, montados en sus bicicletas conformaron una caravana que también llegó hasta La Ceja en una demostración de apoyo al bloqueo de caminos y las vías que se cerraron en esta ciudad.


Los asistentes tenían previsto realizar un cabildo en inmediaciones de La Ceja, pero la convocatoria fracasó porque los grupos llegaban y luego se desconcentraban, lo que impidió reunir a todos los asistentes. También conspiró el gélido clima que invadió la sede de Gobierno, que incluso tuvo un amago de nevada a mediodía e hizo que varios de los manifestantes se retiraran casi de inmediato.


La Felcc


Fueron estos grupos que con gritos llegaron hasta la calle 2 en inmediaciones de La Ceja. Ahí se alza el edificio de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) que fue destruido e incendiado en las jornadas de octubre y noviembre del pasado año. La Policía demoró en reconstruir este edificio y el de Tránsito, que está a unas 10 cuadras de ese lugar.


Los manifestantes llegaron hasta el lugar y los policías temieron un nuevo ataque a las instalaciones. En un video que mandaron los propios uniformados dijeron que esta vez se iban a defender con todas sus armas y afuera se podía escuchar los gritos desaforados de los marchistas.


Sin embargo, no hubo ningún altercado y la turba se diluyó ante la mirada de cientos de vecinos que a esa hora caminan en esa vía porque es una zona comercial. El recuerdo de noviembre pasó por la mente de todos los que estaban presentes.


Dos puntos


Los vecinos de El Alto aseguran que los lugares conflictivos son Senkata, donde se encuentra la planta de distribución de gas y combustibles de YPFB y La Ceja, donde cada día se producen fugaces enfrentamientos entre la Policía y los bloqueadores, en un juego de nunca acabar.


El resto de la ciudad registra absoluta normalidad, el ingreso y la salida del aeropuerto es normal; no es posible descender a La Paz por la autopista, pero existen otras vías que conducen directamente al centro de la ciudad o a la zona Sur, por tanto, la interrupción de la autopista La Paz-El Alto solo es para los pasajeros que transitan entre ambas ciudades. 


Incluso los servicios del Teleférico no fueron interrumpidos y el servicio de pasajeros es normal en todas las líneas.