Escucha esta nota aquí

Los cultivos de coca subieron hasta en un 171 por ciento en cinco áreas protegidas de Bolivia durante 2019, de acuerdo al monitoreo anual que realiza la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc, por su sigla en inglés).

Actualmente, existen plantaciones en seis de los 22 espacios de conservación que tiene el país y solo en uno existió una disminución (Carrasco). En total se identificaron 315 hectáreas de la hoja verde en esos territorios, siendo los más afectados el Madidi, Amboró, Apolobamba y Cotapata.

El ministro Arturo Murillo informó, en una anterior oportunidad, que las fuerzas conjuntas erradicarán los cultivos de coca que están en las áreas protegidas, que son “los pulmones de nuestro país”, pues las plantaciones ilegales “están matando, están envenenando” las áreas naturales.

Además, dentro de las áreas destinadas a regularizar el derecho de propiedad agraria para evitar nuevos asentamientos (áreas saneadas) al interior de los Parques Nacionales de Isiboro Sécure (Polígono 7) y Carrasco (al interior de la línea roja) se identificaron 1.843 hectáreas de cultivos de coca.

Entre sus recomendaciones, el organismo internacional pide incrementar las medidas de control para evitar la expansión de los cultivos de coca a zonas no autorizadas como las circundantes a los límites de la provincia Ayopaya del departamento de Cochabamba, Sud Yungas e Inquisivi en el departamento de La Paz, Moxos en el departamento del Beni e Ichilo en el departamento de Santa Cruz.

En detalle, el informe explica que el Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Madidi registró un incremento de 171 por ciento, el Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Amboró 111 por ciento, el Área Natural de Manejo Integrado Nacional Apolobamba 45 por ciento, el Parque Nacional y Territorio Indígena Isiboro Sécure 17 por ciento y el Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Cotapata 27 por ciento. 

La única área protegida que muestra decremento es el Parque Nacional Carrasco con una reducción del 9 por ciento.