Escucha esta nota aquí


Las especias han estado presentes a lo largo de la historia y el hombre encontró
en ellas un gran aliado, que le ha servido para diferentes propósitos: como condimentos, conservantes, para cosmetología y medicina, entre otros.
Europa, por sus condiciones naturales, no cuenta con una gran variedad de plantas, por lo que, entre los siglos XVII y XIV, comenzó a acercarse a Asia y descubrió allí grandes productos y riquezas que, hasta ese entonces, eran desconocidas para sus habitantes. 

Estos preciados productos eran utilizados para condimentar alimentos e incluso en la elaboración de los perfumes más exclusivos. Las complicaciones en su transporte hasta Europa hicieron que el precio de las especias se eleve hasta las nubes. 

Para tener una idea del valor de estos productos, algunos historiadores aseguran que en la Edad Media un pequeño saco de pimienta llegaba a costar el salario de un trabajador durante toda su vida, y es que se contaba grano a grano. En ocasiones también llegaban a usarse como forma de pago.


Dato curioso
Se dice que cuando Colón descubrió América, en 1492, su objetivo real era encontrar una nueva ruta para acceder a las especias de Oriente.




Comentarios