Escucha esta nota aquí

El cruceño es amiguero y charlatán por naturaleza, por eso los cafés de siesta han sido siempre la excusa perfecta para reunirse con amigos y/o familiares al final de la tarde. Pero los protagonistas, durante estos encuentros, siempre han sido los típicos horneados. Enlistar todas estas ‘masitas’ resultaría demasiado extenso; aunque si tenemos que escoger uno que represente la identidad cruceña, ese sería el sonso. 

Este horneado ha sido de los más antiguos, con más historia y continúa siendo de los más pedidos en los cafés de siesta. 

Es suave, húmedo y exquisitamente delicioso. Seguro que con esa descripción ya lo imaginaste. Esta receta típica del oriente boliviano, consta de una masa hecha a base de yuca molida (en tacú) con queso, que por más simple que parezca, el resultado es simplemente espectacular. Lo mejor de todo es que puedes prepararlo al horno, a las brasas o incluso a la sartén. No olvides escoger un buen queso para lograr un sonso de calidad.

Ingredientes

• 1 kilo de yuca
• 500 gramos de queso criollo sin sal
• 1 taza de leche
• 200 gramos de mantequilla
• 1 cucharada de sal

PREPARACIÓN
Lo primero es hervir las yucas peladas en abundante agua con sal. Demorará aproximadamente 50 minutos, retirar el corazón y colocarlas en un tacú para molerlas, esto también se puede hacer con un pisa papas o un tenedor, en caso de no tener tacú. Moler ligeramente las yucas y agregar mantequilla, seguida del queso y continuar moliendo. Según la masa lo vaya requiriendo agregar chorros de leche hasta que quede una masa suave y con pocos grumos. 

Si la cocción es a las brasas, la masa no debe quedar demasiado húmeda, pues se caerá del palo. Si la cocción es al horno, esta debe hornearse a 200 °C durante 20 minutos aproximadamente. Tip: Si quieres que el queso estire más, prueba sustituyendo el queso criollo por mozzarella.




Comentarios