Escucha esta nota aquí

Una vez consolidados los datos de las elecciones — que dieron como ganador a Luis Arce Catacora — las noticias falsas sobre el impuesto a las grandes fortunas crecen como una bola de nieve. Pero lo cierto es que, hasta el momento, el equipo económico del nuevo Gobierno no define cómo aplicará el nuevo tributo. Eso sí, desde el inicio de su campaña, el ahora presidente electo aseguró que el 99,99% de la población no pagará el gravamen.

“El impuesto no afectará a emprendedores, ni a comerciantes, ni a gremiales, no afectará a la población en general. Es un impuesto a las grandes fortunas para los grandes millonarios y que hoy más que nunca deben ser solidarios con los que menos tienen”, dijo Arce en una de sus varias cápsulas audiovisuales, lanzadas por el MAS cuando comenzó la campaña electoral.

Después de ganar las elecciones, Arce señaló en varias entrevistas que el impuesto se aplicará al patrimonio personal, y no a las empresas. Agregó que alcanzará a los que tengan un ingreso de entre 5 millones y 10 millones de dólares.

Sin embargo, Arce dijo que aún no se logró establecer la alícuota que pagarán las personas que tengan un ingreso personal dentro de la franja establecida

Es un porcentaje que irá en ascenso. No tenemos el acceso a la información (sobre la economía) y va a depender de eso”, señaló el presidente electo a la red Gigavisión.

El DEBER consultó al equipo de comunicación del nuevo presidente, por mayores detalles sobre el nuevo impuesto. Sin embargo, indicaron que su equipo técnico está trabajando en la transición de Gobierno.

Desde hace varios días circulan en las redes sociales datos falsos relacionados al impuesto. Entre los datos erróneos están que el tributo se aplicaría a los que tengan un patrimonio igual o mayor a Bs 500.000, y a nivel general a las personas que tengan bienes como casas, lotes, automóviles, maquinaria, empresas, por un valor de 71.500 dólares. Además, que pagarán un impuesto similar a Bs 700 mensuales. Todo esto es falso. Lo cierto es que deberá asumir el nuevo Gobierno para tener mayor certeza sobre la aplicación del referido impuesto.