Edición Impresa

Recurrente crueldad de los conflictos armados

Agustín Saavedra Weise 22/11/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

La gentileza en las guerras ha tenido su escaso tiempo, ya que arrolladoramente primó la violencia. Paradigmas de destrucción en el pasado fueron los hunos de Atila, los mongoles de Gengis Khan y los vándalos, temible tribu germánica cuyos pillajes generaron términos idiomáticos hoy usados por todos.

Tuvimos algunas épocas en que las guerras se libraban en lugares alejados y los pueblos vivían en relativa paz. Esos pueblos no guerreaban entre sí: para eso estaba la milicia levantada al efecto. Hubo un tiempo en Europa en que se hizo alarde de tal “caballerosidad”. No duró mucho; está en el hombre su capacidad intrínseca de crueldad y de violencia. Antes de la paz de Westphalia (1648)mrieron ocho millones de personas y muchos mllones más en los últimos grandes enfrentamientos de los siglos XIX y XX, con el concepto de guerra total. Junto con las terribles batallas de la Primera Guerra Mundial, bloqueos navales hambrearon a ciudades. Años antes, los ingleses encerraron a familias enteras en campos de concentración (1902) durante su lucha contra los bóers en Sudáfrica. Previamente, en la guerra de secesión norteamericana (1861-1865) la Unión liderada por Abraham Lincoln destruyó casi por completo a los estados separatistas del sur e impuso la “rendición incondicional”. Asimismo, se practicó la política de tierra arrasada durante las campañas militares de Sherman y Sheridan, quienes ejercieron múltiples tropelías contra la inocente gente de los lugares confederados que atravesaban.

La guerra se hace para quebrar la voluntad del enemigo e imponerle a éste la voluntad del triunfante. Muchos alegan que cualquier método es válido para alcanzar ese objetivo político. ¿Y qué mejor manera de destruir al oponente que ganarle la moral mediante la crueldad? Suena horrible, pero la experiencia señala que eso ha venido sucediendo en casi todos los conflictos, menos en Vietnam, donde el más poderoso (EEUU) terminó derrotado por el oponente local, inferior en tecnología, pero que usó con supremacía el elemento sorpresa y la psicología. 

El gran estratega vietnamita, Vo Nguyen Giap, derrotó rotundamente a los generales del Pentágono. En el sudeste asiático, la falta de piedad vino de la mano norteamericana con sus lanzamientos indiscriminados de “napalm”, sofisticadas bombas incendiarias de fósforo que ya se usaron en el innecesario bombardeo de la indefensa ciudad alemana de Dresden a fines de la Segunda Guerra Mundial. Más adelante, las bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki (1945) provocaron otra enorme crueldad y el fin de la contienda. Al poco tiempo se inició la era del equilibrio del terror nuclear mutuamente disuasivo.

Las guerras son crueles intrínsecamente. Con el tiempo se fueron haciendo cada vez peores por el atropello de civiles inocentes que morían para así aniquilar la moral del rival. “Nada debería quedarle a la población enemiga, más que sus ojos para llorar”, exclamó una vez un general unionista, reflejando así -durante la guerra de secesión en los Estados Unidos- la manifiesta crueldad de una pelea de todos contra todos, ya no solamente de ejércitos chocando hidalgamente y con la población al margen.

La cosa sigue en este tercer milenio con guerras aisladas, pero igualmente horripilantes. Conflictos en Medio Oriente, África, Afganistán, Siria, Irak y el terrorismo global, reflejan múltiples formas de violencia y crueldad masivas. Así marcha hasta hoy nuestra “civilizada” comunidad humana. Lamentable.

(*) www.agustinsaavedraweise.com