El presidente boliviano participó por primera vez en la cumbre de jefes de Estado del bloque regional.

8 de julio de 2024, 15:59 PM
8 de julio de 2024, 15:59 PM

Los presidentes del Mercosur se reunieron este lunes en Asunción, Paraguay, en la 64° Cumbre de Jefes de Estado del bloque regional. La cita marcó el debut oficial de Bolivia como miembro pleno, tras un largo proceso de adhesión que finalmente se concretó con la promulgación de la Ley 1567 el pasado 4 de julio.

En su primera participación como mandatario pleno, el presidente boliviano, Luis Arce, destacó los "múltiples beneficios" que su país obtendrá con esta incorporación, entre los que mencionó el aumento del intercambio comercial, cultural y la integración regional.

Arce también puso énfasis en la "experiencia del modelo económico social comunitario productivo" que Bolivia aplica y que, según él, ha permitido mantener al país "con crecimiento económico y con índice de inflación bajo" a pesar de las dificultades del post-pandemia.

El mandatario boliviano aprovechó la oportunidad para referirse a los "recursos naturales estratégicos" del país, como el litio, y la importancia de su aprovechamiento para el desarrollo regional. En este sentido, abogó por un enfoque de "complementariedad tecnológica y comercial" que beneficie a todos los miembros del Mercosur, "respetando soberanías y ajustando asimetrías".


Asalto militar 

Arce también agradeció la "solidaridad" demostrada por la mayoría de los países del Mercosur ante el "intento de golpe de Estado militar" que se produjo en Bolivia el pasado 26 de junio. Denunció que el "peligro sigue vigente" y que no se ha desistido de los intentos por acortar su mandato.

"El peligro de acortar mi mandato por la vía que fuese no ha desaparecido, como tampoco ha retrocedido un milímetro la firmeza de nuestro pueblo y su gobierno para defender la democracia y la revolución democrática y cultural", aseguró Arce.

Asimismo, lamentó también las “declaraciones infundadas y poco serias” sobre un supuesto autogolpe, cuando, según su versión, se trató de "un golpe de Estado que no solo tuvo la participación de militares, sino también de exmilitares que participaron en el golpe de Estado de 2019" y de civiles que están siendo investigados por la justicia boliviana.