Escucha esta nota aquí

Siguiendo el compromiso que hizo el presidente Luis Arce, durante su campaña proselitista, ahora el ministro de Economía, Marcelo Montenegro, va a gestionar ante los acreedores internacionales la suspensión del pago del servicio de la deuda externa hasta que Bolivia se recupere económicamente.

“Necesitamos hacer una gestión para que el servicio de la deuda pueda ser suspendida temporalmente hasta que podamos recuperarnos. No estamos diciendo que no vamos a pagar. Pero sí estamos pidiendo tal vez, un breve lapso de tiempo para que la economía pueda usar estos recursos en pro de su recuperación”, dijo Montenegro en entrevista con el programa La Mañana en Directo de la red Erbol.

Los últimos datos oficiales dan cuenta de que el saldo de la deuda pública externa boliviana, al 30 de abril de 2020, alcanzó los $us 11.623,2 millones. El Banco Central de Bolivia (BCB) informó en mayo que el saldo de la deuda en porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) alcanzó a un 27,3%.

Reactivación económica

Montenegro señaló que esa es una forma de gestionar recursos para la reactivación económica de Bolivia. Explicó por ejemplo que, si se pide créditos por $us 1.000 millones y el servicio de la deuda es de $us 800 millones, al país sólo le quedaría $us 200 millones. “Y eso no serviría para la reconstrucción económica”, explicó.

En la campaña electoral el ahora presidente Luis Arce ya había planteado gestionar la suspensión del pago de la deuda externa por dos años, con el objetivo de tener recursos para enfrentar la crisis.

Respecto a la deuda interna, el ministro Montenegro señaló que se debe evaluar las condiciones financieras de los créditos, para diseñar un paquete de sostenibilidad.

“Hay ciertos créditos que tienen distintos plazos, vencimientos, algunos pueden ser dos años, otros pueden ser a un año, y están ya a la vuelta de la esquina. Hay que evaluar cómo los vamos a financiar”, especificó.