Opinión

OPINIÓN

Integración: Gas natural de Vaca muerta a Brasil por Bolivia

Ex ministro de Hidrocarburos de Bolivia y actual socio director de Gas Energy Latin América

Alvaro Ríos 4/4/2021 04:49

Escucha esta nota aquí


El mercado de gas natural en Brasil está bajo una profunda y avanzada reforma. Lo anterior para dejar atrás el secante monopolio que ejercía Petrobras en toda la cadena, lo cual resultó devastador. Basta resaltar que un usuario industrial en EEUU pagaba entre 3 a 5 $us/MMBTU, uno en Italia (con gas importado) entre 7 a 9 $us/MMBTU y paradójicamente uno en Brasil entre 9 a 12 $us/MMBTU.

Resultado, precios elevados para el sector eléctrico y para los usuarios de gas natural que hacían al país menos competitivo y que sus ciudadanos tengan que pagar las consecuencias. Ahora, el sector de gas natural se prepara para que Petrobras salga totalmente de todos los eslabones de la cadena y se dedique a comercializar el gas que produce y está privatizando; para ello, casi todos sus activos. 

Por esto y por otras razones (eléctricas entran en base) Brasil se encamina a demandar más gas natural y pasar a ser un mercado dinámico con diversos oferentes, un segmento transporte con acceso abierto, distribuidoras con más regulación y privatizando activos, y sobre todo usuarios que deben aprender a buscar su gas de producción nacional (principalmente offshore), importaciones de GNL, de Bolivia y ¿por qué? no plantear importaciones de Argentina como lo proponemos más adelante en esta entrega.

Según proyecciones estudiadas de producción de reservas P1 de gas natural en Bolivia, este 2021 la capacidad máxima es de 48 Millones de Metros Cúbicos Día (MMm3/d). En 2023 se situará en aproximadamente 42 MMm3/d, en 2025 bordeará los 32 MMm3/d y en 2030 estará cerca a17 MMm3/d. La demanda del mercado de Bolivia se situará entre los 12 y 15 MMm3/d en este periodo.

La escasa exploración en Bolivia además fue yeta con varios pozos secos. Boicobo con suerte puede dar entre 2 a 2,5 MMm3/d adicionales en dos a tres años. Si la suerte acompaña en Sararenda X3 y Margarita X10 en cerca de media década podrían dar algo nuevo de reservas y producción. Los prospectos de Los Monos y San Miguel son volúmenes muy insignificantes comparados a la declinación existente y la demanda del mercado interno, contrato con Brasil y renovaciones que quedan con Argentina.

En este contexto es que los gasoductos que llevan gas hacia Río Grande (Gasyrg y Yabog) quedarían con capacidad ociosa, al igual que GTB (lleva gas a la frontera) y también TBG en el lado brasileño (que lleva gas hasta San Pablo y sur del país). Según estimaciones, el Yabog/Gasyrg tendrían 10 MMm3/d D de capacidad ociosa este 2021. Para 2025 estaría en 12 MMm3/d y para 2030 en 22 MMm3/d. Para GTB el 2021 la capacidad ociosa es de 12 MMm3/d, en 2025 de aproximadamente 16,5 MMm3/d y 2030, unos 28,5 MMm3/d.

Para el caso de TBG (en caso no se revierta) 10 MMm3/d en 2021, 12 MMm3/d para 2025 y 24 MMm3/d para el 2030. Además, está el GOB (destino Cuiba) con capacidad ociosa de 2,5 MMm3/d y con un gran mercado que puede expandirse. Toda esta capacidad sin uso prevista debe y puede utilizarse y además se puede considerar almacenamiento en Bolivia que sirva para las oscilaciones y estacionalidad de producción y demanda. Es decir, pico en invierno en Argentina y estiaje en Brasil. Un verdadero proyecto de integración utilizando infraestructura existente.

La alternativa óptima es que el gas ya descubierto (shale) en Vaca Muerta, con explotación eficiente y de escala puede lograr muy bajos costos de producción como ya se ha demostrado. 

La producción puede levantarse muy rápidamente como lo demostró Tecpetrol que en 12 meses subió de 3 a 16 MMm3/d. Si un solo operador puede hacer esto, imagínense varios operadores en conjunto podrían sin duda atender una gran parte del creciente y dinámico mercado de Brasil.

 Si no se actúa oportunamente el TBG se revertirá y el mercado quedará en manos del competitivo GNL importado y gas de Presal. Los ductos de Bolivia no recibirán ingresos por transporte. Tanto nos enjuagamos la boca con integración creemos que es hora de actuar.

Finalmente, las adecuaciones para reversión en el sistema de transporte argentino para llegar a Bolivia pueden realizarse en forme incremental sin hacer muy fuertes inversiones iniciales de Capex como lo necesita el gas que podría ir por Uruguayana.

Comentarios